Una alimentación ordenada previene problemas neurodegenerativos

El estudio se ha llevado a cabo en ratones

image
Una de las claves para mejorar la calidad de vida de pacientes con Huntington es tener una rutina diaria vinculada a las comidas. Crédito imagen: Silvie Bliss

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, cada año se registran al menos 10 millones de casos nuevos de pacientes con enfermedades neurodegenerativas. Para intentar mejorar la calidad de vida de estas personas, los expertos intentan comprender mejor los mecanismos subyacentes y abordarlo desde todos los sitios posibles. Una nueva investigación, desarrollada por expertos de la Universidad de California Los Ángeles ha dado con una posible clave: restringir las comidas a la misma hora cada día. El solo hecho de regular este horario, mejora la actividad motora y la calidad del sueño al menos en modelos de ratón de la enfermedad de Huntington, según el estudio publicado en eNeuro. Estos hallazgos sugieren que comer en un horario estricto podría mejorar la calidad de vida de los pacientes con enfermedades neurodegenerativas para las cuales no se conocen curas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Christopher Colwell, líder del equipo, utilizó un modelo de ratón que reproduce la causa genética y los síntomas de la enfermedad de Huntington, incluidas las interrupciones del sueño que parecen ser una característica general de los trastornos neurodegenerativos.
Al restringir la disponibilidad de alimentos a un período de 6 horas, mientras los ratones están activos, el equipo de Colwell consiguió mejorar el rendimiento en dos tareas motoras diferentes, al mismo tiempo que los animales alcanzaban un ritmo más normal de actividad diaria.
Además, los ratones demostraron una mejor variabilidad en la frecuencia cardíaca, un marcador de salud cardiovascular y una expresión genética más típica en el cuerpo estriado, una región del cerebro involucrada en el control motor, susceptible a la degeneración en la enfermedad de Huntington.
El estudio, manipuló la disponibilidad pero no la cantidad de alimentos y podría actuar como una señal ambiental adicional para regular el reloj biológico de pacientes con enfermedades neurodegenerativas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias