José Luis Cordeiro: “Vamos a ver la muerte de la muerte”

Vivir más, mucho más, indefinidamente, está al alcance de la mano de la ciencia. Al menos, eso es lo que piensa el ingeniero mecánico José Luis Cordeiro, quien copreside el Congreso Internacional de Longevidad y Criopreservación que comienza mañana en Madrid, el cual está organizado por la Fundación VidaPlus

Quo, medio oficial del Congreso Internacional de Longevidad y Criopreservación, ha hablado con él sobre el increíble futuro posthumano que nos espera.

P. Da la impresión de que quiere usted vivir par siempre.
R. Efectivamente, yo quiero vivir para siempre y pienso vivir para siempre. Porque vamos a tener la tecnología para vivir indefinidamente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

P. Si no fallan sus cálculos, tiene una oportunidad de aprovecharla. Usted ha dicho que será opcional para 2045...
R. Yo digo que nosotros vamos a ver la muerte de la muerte, y que vamos a hacerlo desde dos puntos de vista: desde el lado biológico, que es el hardware, y desde el lado de la mente, del cerebro, que es software. En menos de tres décadas vamos a poder tener un hardware y un software básicamente inmortal, todo nuestro cerebro va a poder ser subido a la nube, a una especie de internet planetaria, de manera que nuestro conocimiento, nuestras memorias, nuestros amores, puedan vivir para siempre dentro de esta red. Pero, adicionalmente, en la parte del hardware, nuestros cuerpos van a poder ser regenerados completamente en las próximas tres décadas. La biología nos permitió llegar hasta aquí pero no es el futuro; seguimos evolucionando pero no solo biológicamente sino también tecnológicamente.

P. ¿Y adónde nos lleva esa evolución?
R. Vamos a poder tener partes mecatrónicas, órganos biónicos, vamos a tener ojos, brazos, piernas biónicos, vamos a poder tener cuatro piernas, ocho piernas, diez brazos; vamos a poder tener muchos ojos, en diferentes posiciones y muchísimo más poderosos. Los sentidos humanos son de los peores del reino animal: los perros huelen más, los gatos ven más de noche, los búhos también... Esto ya está comenzando con los primeros cíborgs. Hubo una Olimpíada de cíborgs el año pasado en Zúrich, en Suiza, donde personas con discapacidad, gracias a la tecnología, se volvieron personas supercapacitadas. A esto vamos: todos vamos a tener supercapacidad.

P. Y también podremos rejuvenecer, ¿verdad?
R. Es que, biológicamente, el proceso de envejecimiento se puede revertir, y vamos a poder controlar la edad biológica de las células. Esto ya lo hacen organismos como la hidra -un pequeño pólipo cilíndrico que se cría en agua dulce y que se alimenta de microorganismos y gusanillos- , que biológicamente es inmortal y que puede rejuvenecerse continuamente. También diferentes tipos de medusas y algunos corales. Así que la edad de las células es controlable con algunos cambios genéticos, y esto está empezando a hacerse: ya se ha convertido células de piel en células embrionarias, por ejemplo. Se puede regresar en el tiempo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

P. ¿Y qué pasa con la gran barrera a la longevidad que es el cáncer?
R. Quizá sea la enfermedad más interesante porque las cancerígenas son células somáticas mutantes que dejan de envejecer- la células somáticas son todas las células que no intervienen en la reproducción, las cuales se llaman germinales, y las embrionarias-. El cáncer no muere porque esté envejeciendo, es inmortal mientras tenga un soporte biológico de comida y de bebida, puede durar indefinidamente. Eso es algo muy interesante que se descubrió en 1951, cuando una paciente llamada Henrietta Lacks falleció de la enfermedad: su tumor aún está vivo, y sus células son las más famosas en biología. Aparte de eso, luego se descubrió que no sólo el cáncer es inmortal sino que tenemos células germinales que son, básicamente, inmortales, que tampoco envejecen.

P. Pero el hecho de que el cáncer, por lo general, termine por aparecer si se vive suficiente. ¿Usted piensa que va a superarse para 2045?
R. No, antes. Y no lo digo yo, lo dice Microsoft. La compañía anunció el año pasado que piensan curar el cáncer en diez años. Ahora que se pude secuenciar el genoma, puedes comparar un genoma normal con el de las células del cáncer para ver cuáles son las mutaciones, y revertirlas. Ellos están atacando el cáncer como un virus informático.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

P. O sea, ¿que las empresas informáticas van a vencer a la muerte?
R. Hoy entendemos que el proceso de envejecimiento se puede curar y se puede revertir. Microsoft afirma que va a curar el cáncer en diez años, y Google creó una filial llamada Calico, cuyo objetivo es, como la prensa tituló cuando salió la compañía, hace tres años, resolver la muerte; y Mark Zuckerberg, junto con su esposa Priscila Chan, que es doctora, ha anunciado que van a donar toda su fortuna para curar todas las enfermedades en esta generación, y eso incluye el envejecimiento.

P. ¿Está diciendo que nacemos enfermos?
R. Claro. De nuevo, son las células somáticas las que envejecen. La vida nació para vivir. Nosotros somos como un transportador de células germinales, que son las que, básicamente, no envejecen.

P. Microsoft, Google, Facebook... ¿y qué pasa con los países en vías de desarrollo? ¿No iremos hacia una humanidad de dos velocidades también en esto?
R. No, porque esto va a ser sumamente barato. Todas las tecnologías son malas y caras cuando comienzan, y se vuelven buenas y baratas cuando se democratizan . Por ejemplo, con el tratamiento para el sida. Primero era incurable, luego los primeros tratamientos costaban millones y millones de dólares, y hoy cuestan cien dólares. Otro caso más interesante es el del genoma. La secuencia del primer genoma humano tomó trece años y costó tres mil millones de dólares; hoy, el genoma lo pueden secuenciar por unos 900 dólares, en tres días. Y va a costar diez dólares y se va a hacer en un minuto. Los cambios son increíbles. Todo el mundo, en todo el mundo, va a secuenciar su genoma en cinco o diez años, y va a saber qué enfermedades tendrá genéticamente. En el futuro, no vamos a curar las enfermedades, las vamos a prevenir, de acuerdo a tus genes. La medicina del futuro no va a ser curativa, va a ser preventiva, y no va a ser general, va a ser absolutamente personalizada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

P. Todo esto suena un poco extraño, incluso demasiado bien...
R. En los próximos 20 años vamos a ver más cambios que en los últimos dos mil. Y cambios positivos. Lo que pasa es que siempre exageramos lo negativo porque lo necesitamos para vivir. Si te pierdes una mala noticia te puede comer un león, pero si te pierdes una buena no pasa nada; las malas noticias son las que matan. Entonces siempre hablamos de lo malo y exageramos lo malo, pero la condición humana solo ha mejorado. Tú y yo estaríamos muertos hace tres siglos porque la expectativa de vida era de 25 años. ¡Yo ya habría muerto más de dos veces!

P. En cualquier caso, nuestra supervivencia como especie depende de la reproducción sexual, ¿dónde queda la sexualidad en el ser humano superlongevo que usted describe?
R. Los primeros organismos no se reproducían a través del sexo, simplemente se dividían. Las primeras bacterias copiaban su genoma. No existía el sexo hace mil millones de años. El sexo apareció y permitió una evolución acelerada, pero en el futuro [aparece al abogado e historiador Felipe Debasa, quien expondrá en el congreso los retos legales de temas como la criopreservación, y nos saluda cordialmente].

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

P. Le preguntaba por el papel del sexo en la era posthumana...
R. Probablemente va a haber múltiples tipos de sexo... o ningún tipo de sexo. Porque va a ser irrelevante. Como te digo, en la época de las bacterias primarias no había sexo. Cuando la especie humana evolucione puede haber cinco sexos, diez sexos o ninguno porque vamos a formar otro organismo planetario, probablemente al igual que tú eres la suma de muchos organismos unicelulares que te han creado biológicamente.

P. Nuestra especie se basa en la reproducción sexual, y esta desaparecerá. ¿Es correcto?
R. Sí. Pero es que lo que viene es totalmente distinto. Después de 2045 es el fin de la edad humana, de todo lo que tú conoces. Básicamente, es borrón y cuenta nueva. Después de la singularidad tecnológica vamos a pasar a la edad post humana, de humanos básicamente inmortales, humanos básicamente superinteligentes, humanos que vamos a viajar en el espacio... Es otro mundo nuevo.

P. No se qué pensar... ¿Por favor, puede explicarme qué es eso de la singularidad tecnológica?
R. Es como se conoce al momento en el que la inteligencia artificial supera a la humana, y que nosotros estimamos para el año 2045. Para entonces, vamos a tener una inteligencia planetaria superior a toda la especie humana, y antes de eso, en el 2029, se va a pasar el test de Alan Turing, que evalúa nuestra capacidad de saber si estamos hablando con un humano o con una inteligencia artificial. Nosotros estimamos que va a ocurrir en 12 años porque el proceso está ocurriendo exponencialmente y no visualizamos la rapidez de los cambios. Después de que tengamos esta inteligencia comparable a la humana va a seguir aumentando a un paso acelerado y, para 2045, vamos a tener una inteligencia planetaria superior a la inteligencia biológica humana. Sin embargo, lo que nosotros pensamos es que nos vamos a fusionar con esta inteligencia artificial en el futuro y nuestros cerebros van a procesar millones de veces más rápido. Cuando conectemos nuestros cerebros a la nube vamos a tener el conocimiento de toda la especie humana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

P. ¿Este es el tipo de cosas que usted enseña en la Universidad de la Singularidad?
R. La universidad fue creada en un centro de investigaciones de la NASA que queda en Silicon Valley y el principal financista es Google; uno de nuestros profesores es Larry Page -uno de los creadores de Google-que es el presidente de Alphabet. Entre los profesores también están Elon Musk y Craig Venter, que es quien secuenció el genoma humano. Todas estas luminarias... Y tenemos muchos astronautas. Nosotros estamos convencidos de que en diez años se va a iniciar la colonización del espacio y ahora nos vamos a dar cuenta también de cómo nuestros cuerpos biológicos son subóptimos para el espacio.

P. ¿Y qué tipo de alumnos va a esa universidad?
R. Tenemos muchos españoles, creo que de Madrid hemos tenido 50. Tenemos varios capítulos de alumnos que regresan y forman pequeñas comunidades locales. Hay de todo. Tenemos hasta abogados.

P. No creo que yo pudiera entrar en ella, la verdad...
R. [se ríe]. También tenemos gente de medios. Hay de todo.

P. Todo esto de vivir indefinidamente suena demasiado bien, parece ciencia ficción...
R. No se sabía que el cáncer era inmortal hasta 1951. Las células madres no se descubrieron hasta hace tres décadas. Los primeros experimentos para convertir un tipo de célula en otro datan de poco más de una década, cuando el científico japones Shinya Yamanaka recibió el premio Nobel por convertir una células de la piel en células IPS -células que pueden reprogramarse en otros tipos-. Y, hace menos de diez años, otro científico dijo que eso era primitivo, que se puede convertirse una célula de la piel en una neurona, y ya se puede cambiar una célula de la piel en un neurona. Hoy, entendemos que esto es así porque tiene el genoma de la neurona es igual al de las células de la piel, y al de las células cardiacas o de los huesos. Así que cambiando uno pocos genes tu puedes cambiar cualquier parte de tu cuerpo en cualquier otra parte de tu cuerpo.

¿Quieres ver ahora el vídeo del Congreso Internacional de Longevidad y Criopreservación?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ciencia