Controlar la información que entra en el cerebro

Un estudio realizado por la Universidad de Nueva York encuentra en mecanismo para ello, por ahora solo en ratones.

image
Este hallazgo abre la puerta a posibles tratamientos farmacológicos para trastornos como el autismo o Alzheimer. Crédito imagen: Pete Lindforth

De acuerdo con un nuevo estudio, realizado por neurocientíficos de la Universidad de Nueva York, las células nerviosas especializadas, ubicadas en la parte externa del cerebro de los mamíferos y conocidas como interneuronas que expresan la somatostatina (Sst), juegan un papel clave en el control del flujo de la información en el cerebro cuando está despierto y alerta.
En una serie de experimentos realizados en ratones, los investigadores descubrieron que la actividad de las interneuronas Sst cambia cuando el animal pasa de no mover sus bigotes (en estado de reposo) a moverlos (en estado activo). Más específicamente, lo que el equipo descubrió fue que la corteza cerebral contiene un conjunto diverso de subtipos de interneurón Sst que llegan a diferentes capas de la corteza. Algunos de los subtipos se activan mientras que otros se apagan cuando el ratón mueve sus bigotes. Cuando esto ocurre, las interneuronas Sst bloquean o estimulan el flujo de información, algo que, según los investigadores, podría ayudar a los animales a tomar decisiones informadas y a guiar sus movimientos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

"Hace tiempo que nos preguntamos cómo la corteza cerebral puede procesar e integrar líneas de información separadas procedentes de diferentes estructuras cerebrales o de otras áreas de la corteza – explica Bernardo Rudy, uno de los autores del estudio, en un comunicado –, y cómo clasifica qué información es relevante en un momento dado”.
De acuerdo con los expertos, estas neuronas desempeñan un papel clave en la percepción sensorial, en la formación de la memoria y en el aprendizaje. Pero esta investigación, publicada en Science, es la primera en evidenciar el papel de "centralita" que desempeñan las interneuronas Sst en la corteza.
Debido a que el ratón y los cerebros humanos tienen mucho en común, William Muñoz, co-autor, añade que los resultados permiten profundizar en nuestra comprensión de cómo el cerebro procesa el tacto, el olfato, la audición, la vista y gusto y, al mismo tiempo, pueden acelerar la búsqueda de terapias farmacológicas para las condiciones donde los sentidos se interrumpen, incluyendo la enfermedad de Alzheimer, la esquizofrenia y el autismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias