Llega la tirita perfecta: trabaja con tu propio cuerpo

Un hidrogel desarrollado por expertos de la Universidad de Toronto provoca que las células dérmicas viajen hacia la herida para curarla

image
En la fotografía se observan las células dérmicas sin tratamiento, las que fueron tratadas con pequeñas dosis y las últimas con una dosis alta del nuevo hidrogel. Crédito imagen: Radisic Lab

Lo sabemos de sobra: el tiempo no lo cura todo y, para quienes no pueden esperar existen los péptidos. Hasta ahora, la mayoría de los tratamientos para las heridas crónicas implicaban la aplicación de ungüentos tópicos que tienen como objetivo promover el crecimiento de los vasos sanguíneos en la región afectada. Pero en pacientes diabéticos, la inhibición del crecimiento de los vasos sanguíneos provoca que los tratamientos sean ineficaces.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Milica Radisic y su equipo de ingeniería de tejidos en la Universidad de Toronto, han estado trabajando con un péptido especial, QHREDGS, o Péptido-Q, durante casi 10 años. Previamente habían descubierto que promovía la supervivencia de muchos tipos diferentes de células, incluyendo células madre, células del corazón y fibroblastos (las células que hacen los tejidos conectivos), pero nunca lo había aplicado a la cicatrización de heridas. Ahora, en un nuevo estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, demuestran por primera vez que un hidrogel basado en este péptido, impulsa a las células dérmicas a dirigirse a la zona afectada, cerrando heridas crónicas, a menudo asociadas a la diabetes, como las llagas producidas por permanecer en la cama o las úlceras en los pies.
“Nuestra idea – explica Radisic – era determinar si podíamos usar nuestro péptido para promover la supervivencia y dar a las células dérmicas un sustrato para que pudieran reunirse y cerrar la herida lo más rápidamente posible”.

El equipo testó el biomaterial en células sanas de la piel, llamadas queratinocitos, así como en queratinocitos derivados de pacientes diabéticos de edad avanzada. Los resultados mostraron que las heridas se cerraban un 200% más rápido que sin tratamiento y un 60% más rápido que con productos comerciales con colágeno.
“Es un gran hallazgo – agrega Radisic – conseguir que estas células se muevan mucho más rápido gracias a nuestro biomaterial, hasta las células diabéticas viajaron mucho más rápido y eso es muy importante”.
El logro podría tener implicaciones en muchos tipos de tratamientos de heridas, desde la recuperación después de un ataque al corazón hasta la curación post-cirugía. Los tiempos de cicatrización acelerados también introducen el beneficio añadido de reducir la posibilidad de infección.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias