El tamaño del cerebro está vinculado a una familia de genes

El hallazgo, realizado por expertos de universidades del Reino Unido, permitirá una mejor comprensión del desarrollo cerebral

image
Desarrollo del cerebro humano desde la primera semana, hasta los 10 años de vida. Crédito imagen: National Institutes of Health

Un equipo de científicos de las universidades de Bath y Lincoln ha comparado el genoma de 28 mamíferos (osos panda, gorilas, perros, macacos, elefantes, ornitorrincos, delfines y humanos entre otros) con el tamaño del neocórtex, la región del cerebro que está implicada en comportamientos cognitivos superiores, como el lenguaje y la toma de decisiones. El tamaño de esta región difiere enormemente entre las especies, y es la parte del cerebro que más ha crecido en el linaje humano a lo largo de la evolución.

El estudio, publicado en Open Biology, identificó una familias de genes que se ha expandido simultáneamente con el crecimiento de la corteza cerebral. Se trata de una serie de nuevos genes que nunca se habían relacionado con el desarrollo cerebral. Los resultados permitirán obtener una mejor comprensión de los genes clave en el desarrollo del cerebro humano, algo que podría conducir a nuevos tratamientos vinculados a diferentes trastornos mentales, como la demencia.

La responsable de la investigación, Araxi Urrutia aseguró en un comunicado de la Universidad de Bath que “La mayoría de las investigaciones sobre el desarrollo del cerebro utiliza los ratones como modelo, pero con dicho enfoque podía faltar algunos genes que son claves para el desarrollo del cerebro humano, ya que nuestros cerebros son diferentes del de los ratones en muchos aspectos, sobre todo en el tamaño de la neocórtex. Al comparar los genomas de diferentes especies con cerebros grandes y pequeños y correlacionar la expansión de las familias de genes con el tamaño del neocórtex en estas especies, hemos identificado varias nuevas familias de genes que podrían estar implicadas en el desarrollo cerebral de especies como elefantes, delfines y, por supuesto, los nuestros. Esperamos que esto ayude a los científicos a entender mejor el desarrollo del cerebro y qué funciona mal en dolencias tales como la demencia.”

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias