¿Cómo es posible que esta arena no se moje al sumergirla en agua?

¿Magia? ¡No! ¡Es ciencia!

¿Has visto alguna vez la arena hidrofóbica en acción? ¡Es realmente alucinante! Pero es mejor que lo veas por ti mismo y luego te contamos qué es lo que hace posible que la arena salga seca aún después de haberla sumergido en agua:

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Parece magia ¿verdad? Pues lo cierto es que puedes hacerla en casa y divertirte un rato con tus hijos o dejar con la boca abierta a tus visitas. El secreto que alberga la arena hidrofóbica (también llamada arena mágica) es que está recubierta por una sustancia impermeabilizante que repele el agua.

¿Cómo hacerla en casa?

Para hacer este 'truco' en casa necesitas un spray impermeabilizante de calzado como Scotchgard, arena fina de la playa, una bandeja metálica y un recipiente con agua para hacer 'la magia'.

Lo primero de todo es extender la arena sobre la bandeja metálica, moverla bien de manera uniforme y dejar que se seque. También puedes meterla durante una hora en el horno para eliminar la humedad. Una vez esté seca, hay que rociar bien la arena con el spray impermeabilizante y dejar que se seque nuevamente. Es recomendable repetir este paso tres o cuatro veces con el fin de que los granos de arena estén bien impregnados con la sustancia hidrofóbica.

Una vez hayas concluido este proceso, coge el recipiente con agua e introduce lentamente la arena dentro y juega con ella como hace el presentador en el vídeo ¡tus visitas se quedarán boquiabiertas!

Agricultura en el desierto gracias a la arena hidrofóbica

También existe una arena mágica mucho más profesional que permite que los cultivos en el desierto sean más viables. Fue desarrollada por el ingeniero de los Emiratos Árabes Unidos Fahd Mohammad Saeed Hareb con la ayuda del científico alemán Helmut F. Schulze, quienes estuvieron investigando durante siete años para conseguirla.

Como podréis imaginar, a consecuencia de la aridez extrema del desierto, los cultivos ubicados en estas zonas secas del planeta necesitan ser regados constantemente, al menos, seis o siete veces al día. Por no hablar de la salinidad de la arena, la cual acaba matando las raíces de las plantas. El invento desarrollado por Saeed y comercializado por Materiales Hidrofóbicos DIME, permite un cultivo más eficiente, ya que además de impedir que el agua se filtre al subsuelo, no deja que la sal penetre. De esta forma, los cultivos necesitan un 75% menos de agua. Claro que, por razones comerciales obvias, el secreto de cómo realizar esta arena no os lo podemos facilitar.

Fuente:

BBC | nanowerk.com |

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades