¡Philae ha despertado!

Tras siete meses hibernando se ha vuelto a comunicar

Llevaba incomunicado desde el 15 de noviembre de 2014. Más de 200 días durmiendo. Había vivido temperaturas extremas, de más de 153ºC bajo cero, que impidieron que cargara sus baterías y lo forzaron a un retiro circunstancial. El primero módulo en la historia de la ciencia que había aterrizado en un cometa, el primero en mostrar datos in situ de compuestos orgánicos en un cometa, había cerrado los ojos. Y entonces se comunicó por Twitter: “Hola Tierra, ¿puedes oírme?”. Claro que antes rindió cuentas a la sonda Rosetta, que orbita a 20 kilómetros del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. “Dialogaron” durante 85 segundos y el contacto volvió a interrumpirse. Pero fue suficiente para confirmar que Philae está bien.
Stephan Ulamec, uno de los responsables del proyecto declaraba en la ESA, “Philae está en muy buenas condiciones, funcionado a una temperatura de 35 grados bajo cero y dispone de 24 vatios de energía”. Todavía faltan 59 días para que el cometa alcance su punto más cercano al Sol, pero ya se nota mucha actividad en su superficie y eso le permitirá a Philae volver a cargar sus baterías y enviar los 8.000 paquetes de datos que aún guarda en su interior.
Viajando a más de 100.000 km/h, a fin de año el cometa se alejará tanto del Sol que la ESA planea jubilarlo. Para entonces tendrá suficientes datos como para años de estudio.
Toda la misión lleva nombres inspirados en la cultura egipcia. Rosetta es la piedra que permitió traducir los jeroglíficos egipcios. Philae es una isla en el Nilo y donde estaba ubicado un obelisco que ayudó a los arqueólogos en la interpretación de la piedra de Rosetta. Pero no es lo único. En el cometa hay una serie de perfiles orográficos que han sido bautizados como Keops (Cheops en inglés), por la pirámide más grande de Giza. Y, finalmente, para nombrar el sitio donde aterrizó Philae, la ESA convocó un concurso. DE las más de 8.000 propuestas recibidas, en diferentes idiomas, la triunfadora fue Agilkia., otra isla del Nilo. Allí se encuentra el templo de Isis, el mismo que había sido construido en Philae pero se trasladó por las inundaciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias