La ciencia de Interestellar

La película de ciencia ficción más esperada relata cómo sería cruzar un agujero de gusano. Pero, ¿existen? El físico Kip Thorne, asesor científico del filme, nos lo contó en exclusiva.

El cine y el rigor científico no siempre han mantenido una buena relación. Pero cuando surge esa “chispa”, el resultado puede ser espectacular. Como sucede en Interstellar, la nueva película de Christopher Nolan, un asombroso filme de ciencia ficción sobre hipotéticos viajes espacio-temporales, pero que cuenta con un asesor científico de lujo: nada menos que el prestigioso físico Kip Thorne.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Un filme rodeado de secretismo
Fue en 2006 cuando la productora cinematográfica Lynda Obst y el científico estadounidense, que ya habían colaborado juntos en el rodaje de Contact (1997), filme basado en una novela de Carl Sagan, se propusieron el reto de rodar una nueva película inspirada en una emocionante premisa, tal y como explicó el propio Kip Thorne: “Nos propusimos imaginar qué sucedería si, de improviso, algunos de los eventos más exóticos y complejos del universo fueran accesibles al ser humano”.

Ocho años después, las ideas que brotaron en aquella reunión ya se han convertido en una película real, Interstellar, uno de los filmes rodeados de mayor secretismo de toda la historia del cine. “No hemos querido revelar muchos detalles de la trama, porque hay que preservar el efecto sorpresa”, explica el investigador, que también es productor ejecutivo del filme. “Lo que sí puedo garantizar es que todo lo que sucede en la película, aunque sea pura ficción, es respetuoso con lo que sabemos de física”.

Tengo la casi total certeza de que los agujeros de gusano no pueden surgir de manera natural. Pero con la tecnología adecuada podrían crearse

Prueba de que todo el equipo se ha esforzado en ser lo más riguroso posible es que hasta el guionista, Jonathan Nolan (hermano del director del filme, Christopher), pasó varios meses en el Instituto Tecnológico de California familiarizándose con la teoría de la relatividad antes de escribir el libreto del filme. Un texto que, posteriormente, fue revisado por el propio Thorne.

De lo poco que ha trascendido sobre el argumento, sabemos que transcurre en un futuro no demasiado lejano, en el que nuestro planeta sufre las secuelas permanentes de una catástrofe medioambiental y la escasez de recursos muy valiosos. En ese contexto se produce el descubrimiento de un agujero de gusano y, con él, la posibilidad de viajar a otra dimensión, a otro espacio, a otro tiempo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El inminente estreno de la película nos llevó a contactar con el propio Kip Thorne para tratar de saber algo más sobre los llamados agujeros de gusano. ¿Es posible que existan? “Tengo la casi total certeza de que no pueden surgir de un modo espontáneo o natural”, nos comentó el científico. “Pero las leyes de la física nos dejan abierta la posibilidad de que sea bastante probable crearlos artificialmente. Aunque, claro, algo así solo estaría al alcance de civilizaciones muchísimo más avanzadas que la nuestra”.

La materia exótica
Lo que conocemos como agujero de gusano, también llamado puente de Einstein-Rosen, es una hipótesis descrita por las ecuaciones de la teoría de la relatividad, y vendría a ser una especie de atajo entre el espacio y el tiempo. Hasta la fecha no se ha encontrado ninguna evidencia de la existencia de este tipo de estructuras, y quienes teorizaban sobre ellas afirmaban que, de producirse uno, su gravedad sería tan grande que acabaría colapsando. Y ahí es donde entra la gran aportación que realizó Kip Thorne, al proponer un modelo en el que, de existir, un hipotético agujero de gusano necesitaría lo que los físicos conocen como materia exótica para mantenerse abierto. “Se trata de un tipo de materia que generaría una gravedad repulsiva, en lugar de la atrayente que todos conocemos. Su acción tendría el efecto de mantener las paredes del agujero de gusano separadas y abiertas”, nos explica Thorne.

Aunque suene asombroso, esta materia exótica no es algo meramente teórico. Existe. “Se ha creado en laboratorio, aunque en cantidades ínfimas, solo pequeñas moléculas”, nos comentó el físico estadounidense. Pero este éxito no debería hacer que los fanáticos de los viajes espacio-temporales lancen las campanas al vuelo. “La cantidad de materia exótica que se necesitaría para mantener abierto un agujero de gusano es tan elevada e inimaginable que no podemos calcular aún si las leyes de la física lo permitirían”.

Por si todo esto fuera poco, Thorne nos recuerda la existencia de otro grave impedimento para un viaje en el tiempo: la llamada conjetura de la protección cronológica. “Es una teoría formulada por mi amigo Stephen Hawking”, nos explicó, “según la cual las propias leyes de la física llevan incorporada una especie de seguro que impide cualquier viaje en el tiempo a escalas que no sean submicroscópicas”.

Por tanto, lo que narra la película Interstellar: “Es pura ciencia ficción y probablemente nunca se haga realidad una aventura semejante. Pero nuestros conocimientos de la física nos dejan un campo aún abierto a la incertidumbre, y resulta muy estimulante poder jugar y fantasear con ello”.

Interstelar

Director: Christopher Nolan.
Productor: Steven Spielberg.
Intérpretes: Matthew McConaughey, Anne Hathaway, Jessica Chastain, Michael Caine.
Asesor científico: Kip Thorne.
Fecha de estreno: 7 de noviembre.
Sinopsis: Un grupo de científicos es seleccionado para viajar a través del primer agujero de gusano descubierto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades