Entrevista a Carlos Pobes

A lo largo de casi un año, este científico aragonés estuvo recluido en el clima más extremo del planeta realizando un experimento: fotografiar neutrinos. Aquí tienes su blog.

image
“En febrero quedamos aislados a -75ºC... Y salgo a dar paseos”

P: He leído que eres una de las dos personas que está en el ICE Cube, es cierto esto? No hay más que dos personas allí?

R: La base cuenta con mas experimentos que IceCube y además hay personal de apoyo. En total, durante el invierno, hemos sido 50 personas en la base, pero solo 2, mi compañero sueco Sven y yo a cargo del experimento IceCube. El resto es personal científico a cargo de otros experimentos, personal medico, cocineros, ingenieros, electricistas, técnicos de comunicaciones, etc. Durante el verano (de Noviembre a mediados de Febrero) la población aumenta. Es el periodo en el que se aprovecha a hacer actualizaciones o construir si hace falta algo. A mediados de febrero se va el ultimo avión y a partir de ahí es cuando quedamos un grupo de personas aisladas debido a las bajas temperaturas. Pero es necesario tener personal permanentemente aquí para el correcto funcionamiento de los experimentos.

P: Hace poco, y en relación con el hallazgo del bosón de Higgs, hablaba con Fernando Sanchez Cornet de la Universidad de Granada. Y me dijo algo que me resultó muy práctico para intentar explicar la importancia de este tipo de investigaciones, a veces tan lejanas para el público. Él me contaba que si alguien no se hubiera interesado hace más de cien años en la estructura del átomo, hoy no tendríamos ordenadores, aceleradores de partículas...etc. Por qué es necesario un proyecto de 272 millones de dólares? Que podríamos descubrir a partir de saber más sobre la materia oscura? Y cómo especulas que podría afectar a nuestro conocimiento ese hallazgo?

R: Es el eterno debate sobre las aplicaciones de la ciencia básica. Si tuviésemos que desgranar toda la Ciencia que hay detrás de un teléfono móvil nos deberíamos remontar quizá incluso hasta Pitagoras, porque las hipotenusas están por todas partes! El problema de la ciencia es quizá su propio éxito, la gente asume como algo cotidiano algo que es sin duda extraordinario. Pero debemos seguir recordando que el papel fundamental de la Ciencia Basica es generar conocimiento. Si Newton no se hubiese preguntado por qué cae la manzana, hoy no tendríamos satélites con los que uno puede comunicarse ¡incluso con el Polo Sur! Generar conocimiento es una aplicación en sí misma, no solo por las aplicaciones prácticas que se generan posteriormente, sino por como nuestra propia visión del mundo ha cambiado gracias a ese conocimiento.

El precio de IceCube es relativamente modesto si se compara con otro tipo de gastos. La materia oscura es en realidad solo uno de los temas sobre los que IceCube puede aportar algo. Su objetivo principal es abrir una nueva ventana al Universo. Nunca antes se ha mirado con neutrinos, no sabemos lo que vamos a encontrar, pero la Naturaleza se ha revelado siempre una caja de sorpresas. Se espera que IceCube ayude a entender por ejemplo el origen de los rayos cósmicos de más alta energía. Uno mira al cielo una noche cualquiera y parece un lugar tranquilo, pero nada más lejos de la realidad. Hay fenómenos extemadamente violentos y hay una lluvia de partículas bombardeando la Tierra constantemente. Algunas de estas partículas tienen unas energías tan descomunales que no sabemos aún que las produce. Independientemente de si uno tiene o no curiosidad por desvelar estos misterios, vamos a aprender muchísimo si conseguimos resolverlos.

P: La disciplina necesaria para continuar un experimento como el tuyo, o el vuestro, mejor dicho, se hace más fácil o difícil en un entorno aislado como la Antártida?

R: Construir un experimento como este es tremendamente complicado, y las condiciones del Polo Sur lo hacen durísimo. Solo se puede perforar durante 4 meses y en ese tiempo se trabaja de Sol a Sol es decir, las 24h del dia. Una vez construido el experimento, su control y cuidado, que es lo que hago yo aquí, es mucho más sencillo. El aislamiento tiene desde luego su parte dura, pero es una oportunidad única de disfrutar de un invierno polar, cielos increíbles, auroras espectaculares.

P: Intento buscar un simil de la forma en la que detectan los neutrinos en la Antártida y la dificultad para "atraparlos"... sería como extender todos los telones de los teatros del mundo y esperar que una pollila atravesara justo el único agujero?

R: Cualquier ejemplo que destaque lo improbable de detectar un neutrino es bueno. Cada segundo atraviesan miles de millones de ellos por cm2, y todos atraviesan la Tierra sin frenarse. Todos menos una fracción insignificante que es la que nosotros detectamos.

P: El Ice Cube ha conseguido la primera imagen de un neutrino...

R: Ya se presentaron este verano los resultados previos sobre la detección de dos neutrinos extremadamente energéticos. Los neutrinos que se producen en nuestra cercanía no son tan energéticos, por lo que los presentados este verano son buenos candidatos a venir de algún lugar lejano y violento. Los datos se siguen analizando y se espera tener mas detalles para final de año, pero es difícil que pueda confirmarse con solo estos dos eventos su origen. Es necesario acumular mas datos. Hasta ahora nunca se han detectado neutrinos de fuentes cósmicas (salvo de una supernova en 1987). Confirmar la detección de neutrinos cosmológicos marcaria un hito, el nacimiento de una nueva disciplina, la astronomía con neutrinos.

P: Imagino que la tecnología necesaria para crear un experimento como este ha derivado en numerosos spin offs, me puedes contar alguno?

R: En el caso de IceCube, realizar agujeros de mas de 2km en el hielo era todo un reto, pero se consiguió perfeccionar la técnica de manera que hacia el final de la construcción conseguían depositar una cadena de sensores en menos de 48h. El tipo de electrónica necesario para funcionar en esas condiciones también ha tenido que ser desarrollado específicamente y puede ser de utilidad en otros entornos extremos. Y aunque el objetivo principal de estos experimentos es el estudio del Universo, también sirven para estudiar el entorno en el que se encuentran, como el hielo en el caso de IceCube, o el medio marino en el caso de los telescopios de neutrinos en el Mediterraneo.

P: ¿Cómo es la vida en el Polo Norte?

R: Durante el invierno sobre todo, hay bastante tiempo libre. Hay bastantes cosas para hacer por aquí. Tenemos una cancha y gimnasio, se organizan partidos de voleibol, baloncesto, etc, yo corro bastante en la cinta del gimnasio, e incluso fuera. Aunque no tenemos tele en directo, si tenemos salas de video y todas las tardes se proyectan películas. Tambien hay quien juega a la consola. De vez en cuando se organizan fiestas, o charlas sobre arte o astronomía. Y es también bastante recomendable salir fuera, incluso en invierno. He dado paseos con -75º, e incluso pase una noche en una tienda de campaña que teníamos montada al lado del polo sur geográfico a esa temperatura. Ademas, cuando la temperatura baja de -73.3º te metes en la sauna y sales desnudo hasta la marca del Polo Sur. Una experiencia única.

P: ¿Cuándo supiste que quería ser un cazador de neutrinos?

Supongo que no es lo típico que uno quiere ser de pequeño, pero yo siempre tuve claro que me gustaba la ciencia y quería dedicarme a ello. Ademas desde siempre me ha gustado la montaña y correr. Lo de los neutrinos fue algo casual, pero cuando descubri que había un experimento en la Antártida, supe que era algo que quería probar. Al principio era solo una de esas cosas que sabes que nunca vas a hacer, pero el año pasado se dieron las circunstancias adecuadas y decidí probar suerte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Personajes