Aquello de “todo tiempo pasado fue mejor” es debatible, lo que no podemos negar es que en muchos casos la ciencia nos permite viajar al pasado, a través de la arqueología, la química, las ciencias forenses o la física, entre otras, y comprender de dónde venimos. Pese a ello, todavía hay misterios que aún no podemos explicar ya que carecemos de las herramientas necesarias o nuestro conocimiento no ha avanzado lo suficiente. Estos son algunos ejemplos de ello.

La momia de Lady Dai

image

David Schroeter/Flickr

En 1972, en la ciudad de Changsha, provincia de Hunan, China, un grupo de arqueólogos desenterró el cuerpo de Xin Zhui, también conocido como Lady Dai o Marquesa de Dai. El cuerpo fue hallado por unos trabajadores que estaban construyendo un refugio antiaéreo.

En el sitio estaban enterrados tres cuerpos, el de Zhui, el de su marido (Li Cang, gobernador de Changsha) y el de un joven de unos 30 años (podría ser el hijo de ambos).

Pero el cuerpo de Zhui es el que llamó más la atención. Mide 1,54 m de altura y pesaba en aquel momento 34,3 kg. Su piel todavía estaba húmeda y flexible al igual que sus extremidades. Su cabello estaba firmemente adherido a su cuero cabelludo y sus órganos internos eran perfectamente. Lady Dai estaba completamente intacta, incluyendo las pestañas, el vello de la nariz y aún tenía restos de sangre presente en sus venas. Algo sorprendente teniendo en cuenta que murió en el 163 a. de C. ¿Cómo es posible?

De acuerdo con los expertos hubo muchos factores que contribuyeron a este increíble grado de conservación. Primero, su cadáver estaba envuelto en veinte capas de seda, luego la cubrieron con dos edredones. Su cuerpo fue colocado en una sucesión de ataúdes, hasta 5, uno dentro de otro y todos sellados con laca. Luego se comprimieron 5 toneladas de carbón absorbente de humedad alrededor de la bóveda. Sobre todo este conjunto se colocó más de 1 metro de arcilla, luego otros 12 metros más de tierra y a una cámara, que fue nuevamente sepultada. Vacío, falta de oxígeno y una temperatura baja sin rastros de humedad. Una buena receta para la conservación. Pero hay más: su cuerpo había sido bañado en unos 80 litros de un fluido, ligeramente ácido y con magnesio en su contenido, que aún no se sabe qué y se especula desempeño un importante papel en la conservación.

El libro que nadie ha podido leer

SPAIN-VOYNICH-BOOK-MYSTERY

CESAR MANSOGetty Images

En 1912, el bibliófilo lituano Wilfrid Voynich compromó un extaño manuscrito en Italia. Con un total de 272 páginas contiene texto escrito en una lengua hasta ahora desconocida y dibujos de plantas y figuras humanas. La datación de carbono realizada sobre el ejemplar, bautizado Manuscrito de Voynich, señala que pertenece a principios del siglo XV. Desde hace más de un siglo expertos en lenguas antiguas, criptógrafos, expertos y hasta una inteligencia artificial, han analizado el texto intentando descifrar sus secretos. Pero hasta la fecha, nadie lo ha conseguido.

La tumba de Cleopatra

An alabaster statue of Cleopatra is show

CRIS BOURONCLEGetty Images

Sin duda se trata de uno de los grandes misterios de la historia: ¿dónde está enterrada Cleopatra? Se cree que yace junto a Marco Antonio ya que se dieron órdenes de que su «cuerpo fuera enterrado con el de Marco Antonio de forma espléndida y real». Pero la verdad es que todavía no se ha hallado. Pero podríamos estar muy cerca. De acuerdo con Zahi Hawass, estaría ubicada cerca de Taposiris Magna, a unos 30 km de Alejandría. Una afirmación esperanzadora pero dudosa: diez años atrás sostenía lo mismo de la vecina región de Borg al-Arab.

Juan Scaliter