¿Por qué nos acurrucamos para dormir?

La activación de las neuronas núcleo ventrolateral preóptico inducen el sueño pero también hacen descender la temperatura

Cuddles For Cash: Married Woman Uses Professional Cuddler
Getty ImagesBarcroft Media

Dos décadas atrás, Clifford B. Saper, de la Escuela de Medicina de Harvard, descubrió un conjunto de células nerviosas que podrían ser el interruptor que apaga el cerebro y le permite dormir.

Ahora, un nuevo estudio, publicado en Nature Communications, también liderado por Saper, demuestran en ratones que aquellas células, ubicadas en una región del hipotálamo llamada núcleo ventrolateral preóptico (VLPO por sus siglas en inglés), son esenciales para el sueño normal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

"Nuestro estudio es la primera prueba de lo que sucede cuando se activan las neuronas VLPO – explica Saper en un comunicado –. Los hallazgos respaldan nuestra observación original de que las células VLPO son esenciales para el sueño normal”.

Analizando ratones modificados mediante ingeniería genética, el equipo de Saper activó artificialmente las neuronas VLPO utilizando varias herramientas diferentes. La primera de ellas activó las células neuronales utilizando luz láser, un proceso llamado optogenética. En otra prueba, el equipo usó un químico para activar selectivamente las neuronas VLPO. En ambos casos, la activación de estas células impulsó un sueño profundo.

Los resultados confirmaron los hallazgos anteriores de Saper sobre la importancia de estas células en el sueño y que su daño causa insomnio.

Además, el equipo de Saper también descubrió que la activación de las células VLPO provoca una caída en la temperatura corporal. Los científicos ya sabían que las temperaturas cálidas activan las células VLPO, y que la temperatura corporal desciende ligeramente durante el sueño, cuando las neuronas VLPO están disparando.

Sin embargo, con la activación continua de estas células, la temperatura corporal en los ratones bajó hasta cinco o seis grados centígrados. El equipo de Saper propuso que la activación excesiva podría ser responsable del sueño prolongado y la disminución de la temperatura corporal en los animales que hibernan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ciencia