Los gatos no saben cazar ratones

Es la conclusión de un estudio que analizó el comportamiento de ambos animales salvajes en un mismo espacio urbano

Brooklyn Cat Cafe Employs Rats To Care For Kittens
Getty ImagesBarcroft Media

Cuando un grupo de gatos callejeros invadieron un centro de reciclaje, en Nueva York, un equipo de científicos liderados por Michael H. Parsons, vieron una oportunidad nueva de investigación. El equipo de Parsons llevaba meses estudiando una colonia de más de 100 ratas que vivían en el centro. Los roedores llevaban microchips, lo que les permitía a los científicos llevar un seguimiento de sus rutinas. Así, cuando los felinos ingresaron al área de investigación, se instalaron cámaras de video de captura de movimiento para cuantificar el efecto de los gatos sobre las ratas. Es la primera vez que se estudian las interacciones entre gatos salvajes y una colonia de ratas silvestres. A los largo de 79, los autores del estudio, publicado en Frontiers in Ecology and Evolution, analizaron la conducta de ambas especies. Los resultados mostraron que las ratas evitaron activamente a los gatos y solo se registraron dos muertes de ratas en los más de dos meses. Los hallazgos se suman a la creciente evidencia de que cualquier beneficio del uso de gatos para controlar plagas de ratas urbanas se ve superado por la amenaza que representan para las aves y otros animales salvajes urbanos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los investigadores examinaron 306 videos tomados durante los 79 días. Aunque hasta tres gatos estaban activos al lado de la colonia de ratas cada día, solo se registraron 20 eventos de acecho, tres intentos de matar y dos muertes exitosas en este momento. Ambas muertes tuvieron lugar cuando los gatos encontraron ratas escondidas; el tercer intento fue una persecución en campo abierto y pronto el gato perdió interés.

Siempre hemos asociado a los gatos como el enemigo natural de las ratas. Sin embargo, los investigadores dicen que los gatos prefieren presas más pequeñas e indefensas, como las aves y la vida silvestre nativa más pequeña, lo que hace que los gatos sean una amenaza para los ecosistemas urbanos.

"Al igual que cualquier presa, las ratas sobreestiman los riesgos de la depredación. En presencia de los gatos, ajustan su comportamiento para hacerse menos aparentes y pasar más tiempo en madrigueras – concluye Parsons – . Esto plantea dudas sobre si liberar gatos en una ciudad para controlar ratas compensa por los riesgos que los gatos representan para la vida silvestre”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ciencia