Llegan las autopsias mínimamente invasivas

Se realizan mediante tomografías y resonancias.

Dr. Ann C. McKee...
Getty ImagesBoston Globe

Las autopsias convencionales son herramientas valiosas que brindan una gran cantidad de información sobre nuevas enfermedades y los efectos secundarios de drogas y fármacos, al tiempo que proporcionan datos para las estadísticas de salud y estudios epidemiológicos y material como tejidos para estudios moleculares. Son importantes para la enseñanza de la patología en la escuela de medicina y la formación de médicos especialistas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por su parte, las autopsias mínimamente invasivas, realizadas mediante tomografías computarizadas (TC) y resonancia magnética nuclear (MRI) funcionan tan bien como las autopsias convencionales a la hora de detectar la causa de muerte y tienen la ventaja de producir más diagnósticos, según un estudio publicado en Radiology .

"Dado que en alrededor del 15% de los casos la autopsia revela una causa inesperada de muerte, este tipo de procedimiento mínimamente invasivo, proporciona importantes datos a los médicos”, explica J. Wolter Oosterhuis, líder del estudio.

A pesar de la importancia de las autopsias convencionales, su número ha disminuido rápidamente, aseguran los autores del estudio, por una variedad de razones, incluida la renuencia de los familiares debido a la invasividad del procedimiento. Frente a esta tendencia, los métodos de autopsia no invasivos o mínimamente invasivos han surgido como opciones potencialmente valiosas. La tomografía computada postmortem y la resonancia magnética permiten la visualización de todo el cuerpo, y se pueden obtener biopsias de tejido guiadas por imágenes para un examen más detallado.

El equipo de Oosterhuis comparó recientemente la efectividad de ambas prácticas en 99 cuerpos humanos. Los dos métodos mostraron un rendimiento similar en la determinación de la causa inmediata de la muerte. Los investigadores también hallaronconcordancia entre la autopsia mínimamente invasiva y la autopsia convencional para la causa de la muerte en el 92 por ciento de los casos.

"Con la autopsia mínimamente invasiva – concluye Oosterhuis –, el cuerpo se investiga de pies a cabeza, y con la autopsia regular, generalmente solo el torso y, si lo permite el pariente más cercano, el cerebro. Además, la tomografía computarizada y la resonancia magnética postmortem demuestran una patología, en particular del esqueleto y los tejidos blandos, que se pasa fácilmente por alto por la autopsia convencional. Es muy importante tener en cuenta que esta última no se puede rehacer, y los elementos que se pasaron por alto o se malinterpretaron no se pueden corregir. La autopsia mínimamente invasiva, por otro lado, proporciona un registro permanente de todo el cuerpo que puede ser revisado y analizado por patólogos, radiólogos, médicos y familiares. Para los científicos, esta base de datos confiable tiene un gran potencial para futuras investigaciones”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ciencia