Casas origami para Marte

Un proyecto de la ESA utiliza esta técnica para crear ambientes con diferentes funciones

image
Studio Samira Boon

La combinación de la técnica japonesa de origami y los textiles están transformando los planes de arquitectura para hábitats humanos y estaciones de investigación en la Luna y Marte. Las pruebas de campo iniciales del prototipo de origami del proyecto MoonMars serán presentadas en el Congreso Europeo de Ciencias Planetarias por Anna Sitnikova.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

MoonMars es una colaboración entre el Grupo de Trabajo Internacional de Exploración Lunar (ILEWG), ESA-ESTEC y el estudio de arquitectura textil Samira Boon. El equipo de MoonMars ha incorporado la estructura de origami en los procesos de tejido digital para esculpir formas complejas que son compactas de transportar y fáciles de desplegar a través de mecanismos hinchables en entornos extraterrestres.

"Las estructuras de origami hechas de telas se pueden desplegar en una gran variedad de formas diferentes. Son livianas. Se pueden desplegar fácilmente y reutilizar en diferentes configuraciones y tamaños para un uso espacial flexible. Las estructuras siguen siendo funcionales en circunstancias cambiantes, extendiendo así su uso vida útil “,explica Sitnikova en un comunicado.

En el entorno hostil del espacio, los textiles de alto rendimiento y la naturaleza flexible del origami unidas pueden proporcionar ventajas arquitectónicas únicas. Las caras en diferentes en ángulo de las estructuras de origami hacen que los micrometeoritos tengan menos probabilidades de golpear las superficies a 90 grados, disipando la energía y los riesgos de penetración, protegiendo así a los astronautas dentro de los hábitats. Al mismo tiempo, los paneles solares confeccionados directamente en las telas pueden aprovechar la energía durante el día. Finalmente, las diferentes caras pueden ser transparentes y opacas y cambiar de dirección para alterar la iluminación interna y las condiciones climáticas del hábitat.

“El origami utilizado en arquitectura espacial promueve enfoques y aplicaciones interdisciplinarias – concluye Sitnikova –. Los hábitats construidos con estas estructuras son temporales y vivos, ya que son capaces de transformarse y redefinirse a sí mismos en consonancia con los factores humanos y ambientales”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ciencia