¿Te duelen las manos?

Ejercicios para reducir malas posturas o rutinas.

The Harmful Effects Of Arsenic Poisoning In West Bengal
Getty ImagesBarcroft Media

Nuestras manos realizan innumerables tareas a diario, desde servir café, escribir en un teclado, jardinería, llevar la compra… Pero cuando las manos comienzan a doler pueden transformar la tarea más simple en un doloroso desafío. Este tipo de dolor se puede producir por una gran variedad de razones, desde cuestiones mecánicas (una mala postura al escribir en el ordenador) hasta causas neurológica. La artritis, que afecta a más de 300.000 personas en España, y otros problemas persistentes en las articulaciones son la causa más común de dolor de manos e incapacidad para llevar a cabo ciertas tareas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Hay muchos modos para resolver esto, los casos más extremos incluyen medicamentos y cirugía, pero los ejercicios actúan como prevención y atenuante del dolor, según una guía elaborada por expertos de la Universidad de Harvard. Y es que algunos ejercicios pueden ayudar a aumentar el rango de movimiento de una articulación, al tiempo que fortalecen los músculos alrededor de la misma.

Los autores de la guía señalan varias claves antes de comenzar con ellos. Lo primero es consultar con nuestro médico. Una vez aprobados, todos los ejercicios deben realizarse de forma lenta y consciente, para evitar dolor y lesiones. Y, finalmente, si experimentamos entumecimiento o dolor durante o después del ejercicio, hay que detenerse y consultar con un profesional.

Para cada uno de los ejercicios recomendados, hay que hacer cuatro repeticiones, dos veces al día. Cada posición debe mantenerse entre 15 y 30 segundos. Se trata de rutinas particularmente útiles para la tendinitis y los músculos tensos del antebrazo,

Ejercicios de estiramiento

El estiramiento ayuda a alargar los músculos y los tendones. Algunas tareas repetitivas, como escribir en un ordenador, pueden acortar los músculos y dejarlos tensos y doloridos.

Extensiones de muñeca estiradas

Pegar un codo a los lados de las costillas, con la palma de la mano hacia adelante. Comenzar a doblar la mano, como si quisiéramos tocarnos el codo. Nos podemos ayudar con la mano libre para mantener la postura. Para aumentar el estiramiento, doblar la muñeca hacia el dedo meñique.

Repetir el mismo ejercicio ahora con el brazo recto.

Cambiar de mano y repetir.

Estiramiento flexor de la muñeca

En la misma posición inicial del ejercicio anterior (mano al nivel del pecho con el codo doblado), sujetar los dedos de esa mano con la otro y llevarlos hacia atrás lentamente.

Repetir el mismo ejercicio con el brazo recto.

Cambiar de mano y repetir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ciencia