Células zombies en el cerebro

NEUROCIENCIAS

Nerve Ending, SEM
Getty ImagesSCIENCE SOURCE

Las células zombie son las que no pueden morir, pero son igualmente incapaces de realizar las funciones de una célula normal. Estas células zombies o senescentes, están implicadas en una serie de enfermedades relacionadas con la edad. Un nuevo estudio, publicado en Nature, científicos de la Clínica Mayo han sumado otro ejemplo de este tipo de célula.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En un modelo de ratón que imita aspectos de la enfermedad de Alzheimer, los científicos descubrieron que las células senescentes se acumulan en ciertas células cerebrales antes de la pérdida cognitiva. Al evitar la acumulación de estas células, pudieron disminuir la agregación de proteína tau, la muerte neuronal y la pérdida de memoria.

"Se sabe que las células senescentes se acumulan con el avance de la edad natural y en sitios relacionados con enfermedades del envejecimiento, incluida la osteoartritis, aterosclerosis y enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer y el Parkinson – explica Darren Baker, líder del estudio, en un comunicado – . En estudios anteriores, hemos encontrado esa eliminación de células senescentes de ratones naturalmente envejecidos extiende su vida sana”.

“Cuando se eliminaron las células senescentes – añade Tyler Bussian, coautor del estudio –, descubrimos que los animales enfermos conservaban la capacidad de formar recuerdos, eliminaban los signos de inflamación, no desarrollaban ovillos neurofibrilares y mantenían la masa cerebral normal".

Además, el equipo pudo identificar el tipo específico de célula que se volvió senescente.

“Dos tipos diferentes de células cerebrales llamadas 'microglia' y 'astrocitos' resultaron ser senescentes cuando observamos el tejido cerebral bajo el microscopio – concluye Baker –. Estas células protegen nuestra salud y colaboran con la señalización neuronal, por lo que tiene sentido que la senescencia en cualquiera de ellas afecte negativamente a la salud de las neuronas. Esto fue sorprendente porque no teníamos idea de si las células senescentes contribuían activamente a la patología de la enfermedad en el cerebro, y descubrir que son los astrocitos y la microglia los que tienen tendencia a la senescencia también es algo sorprendente”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ciencia