Los beneficios del té verde

MEDICINA

Mature woman pouring green tea from teapot
Getty ImagesCavan Images

Beber té verde se ha relacionado con beneficios para la salud que van desde la prevención de enfermedades cardiovasculares hasta la pérdida de peso. Aunque muchas de estas afirmaciones todavía necesitan ser verificadas en ensayos clínicos más amplios, un antioxidante en el té verde llamado galato de epigalocatequina (EGCG por sus siglas en inglés) parece tener efectos beneficiosos en las células.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ahora, un grupo de científicos de la Universidad Tecnológica del Sur de China, liderados por Yiyun Cheng, ha descubierto un uso sorprendente para el EGCG: infiltrar RNAs terapéuticos en las células. Los resultados se han publicado en ACS Central Science.

Los pequeños ARN interferentes (ARNip) tienen un gran potencial terapéutico porque pueden disminuir la expresión de genes relacionados con la enfermedad. Sin embargo, conseguir infiltrar ARNip en las células, donde pueden hacer su trabajo, ha sido un reto. Al ser relativamente grandes y con carga negativa, los ARNip no pueden atravesar fácilmente la membrana celular, y son susceptibles a la degradación por enzimas que matan el ARN. Para superar estos problemas, algunos investigadores han intentado revestir a los ARNip con diferentes polímeros. Sin embargo, la mayoría de ellos no pueden transferir ARNip a las células, mientras que los polímeros más grandes pueden ser eficaces, pero en general son tóxicos. El equipo de Cheng se preguntó si podrían usar EGCG, que se sabe que se une fácilmente al ARN, en combinación con un pequeño polímero para formar nanopartículas que entregan de forma segura ARNip en las células.

Su solución fue fabricar nanopartículas combinando primero EGCG y ARNip, que se autoensambló en un núcleo con carga negativa. Luego, los investigadores recubrieron este núcleo con un caparazón que consiste en un pequeño polímero cargado positivamente. Estas nanopartículas eliminaron eficazmente la expresión de varios genes diana en células cultivadas, mostrando que las partículas podían atravesar la membrana celular. A continuación, el equipo de Cheng probó las nanopartículas en un modelo de lesión intestinal en ratones, utilizando un ARNip que se dirigió a una enzima proinflamatoria. Las nanopartículas mejoraron los síntomas como la pérdida de peso, el acortamiento del colon y la inflamación intestinal. Además de los efectos silenciadores de genes del ARNip, EGCG podría contribuir a la efectividad de las nanopartículas a través de sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, según los investigadores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias