De ilusión tambiñen se vive

Es lo que deben de pensar las empresas que venden parcelas de terreno en la Luna, Marte, e incluso Venus. A efectos legales, sus títulos de propiedad no tienen validez alguna, ya que los cuerpos celestes no pertenecen a nadie.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ciencia