Paseos conflictivos

image
de rebote. Los turistas espaciales, como Dennis Tito, Mark Shuttleworth y Gregory Olsen gozan del mismo estatus que los astronautas, porque aún no se ha elaborado una ley específica para ellos.

Hasta que llegó Dennis Tito, cualquiera que se embarcara en una nave espacial gozaba del estatus de “enviado de la Hu­manidad”. Esta calificación convierte a los astronautas en una suerte de diplomáticos. Los estados que han ratificado el Tratado del Espacio Exterior deben hacer lo imposible por rescatarles en situaciones de peligro, y si alguna vez meten la pata en el desarrollo de su trabajo, será la agencia o el estado que los envió quienes asuman la responsabilidad por las consecuencias. Pero el 8 de abril de 2001, el millonario estadounidense partió como primer civil hacia la Estación Espacial Internacional. Y con su viaje abrió un en­cendido debate entre los especialistas en derecho ultraterrestre: ¿có­mo hay que considerar a estos visitantes??¿Quién se responsabiliza de sus posibles im­prudencias en na­ves delicadas y ca­rísimas??¿Quién ha de salvarlos si hace falta??Pues hasta que el tema se resuelva, ellos son también “enviados de la Humanidad”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ciencia