Gran bola de fuego

Y no hablamos de Jerry Lee

image
Bólido sobre Groningen. Foto: NASA.

Pájaros cantando, narices atascadas de polen, olor a flores, sangre alterada… son señas clásicas y habituales de que ha llegado la primavera, pero hay otras que también lo son y conocemos menos como es el caso de las bolas de fuego (más correctamente conocidos en nuestra lengua como bólidos), que hacen su temporada en esta época.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En otra estación del año, cualquier persona que decida mirar al cielo desde el crepúsculo al amanecer, podría visualizar en torno a diez bolas de fuego. En primavera, esta cifra sube por la noche, de forma misteriosa, del 10% hasta el 30%. Según Bill Cooke, de la NASA, "la primavera es temporada de bolas de fuego".

Pero… ¿Qué son estas grandes bolas de fuego?

En realidad es un meteoro con un brillo tal que supera al reflejado por el planeta de Venus. Estas bolas de fuego bombardean a la Tierra conforme esta realiza su desplazamiento entre las corrientes de deshechos –asteroides rotos y cometas en descomposición- que hay en el espacio.
Según Cooke: "sabemos de este fenómeno desde hace más de 30 años. No son solo las bolas de fuego las que se ven afectadas. Las caídas de meteoritos son también más comunes durante la primavera".

¿Y por qué aumentan?

Eso es un misterio que ni los propios investigadores consiguen resolver, además, conforme van averiguando más información, la cuestión se vuelve aún más extraña y confusa.

Según parece, hay un punto en el firmamento conocido como "radiante". Expliquemos esto. Este punto es la dirección en la que viaja nuestro Planeta. Según la Tierra gira en torno al astro Sol, este radiante describe un círculo en el cielo, donde hace una vuelta completa a través del Zodiaco cada año. El radiante es también de donde provienen los meteoritos. Imaginaos que la Tierra es un coche. En este caso, el radiante sería el parabrisas y los insectos impactan contra el cristal como los meteoritos contra nuestro Planeta.

En otoño, dicho radiante alcanza su altura más elevada del cielo nocturno. Esto hace que la cantidad de meteoritos aumente. Pero en otoño, por eso aún no se explican qué es lo que hace que las bolas de fuego aparezcan en primavera.

Hasta que lo descubran, las bolas de fuego forman parte de un bello misterio. Así que disfrutar del espectáculo. Porque no al ritmo de Jerry Lee.

Si quieres puedes ver el vídeo de la NASA aquí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ciencia