Marte en la Tierra

Seis astronautas pasarán 520 días en un búnker

image
Los 550 m3 del Mars500 imitan una nave espacial y un planeta; todo, en tres módulos.

520 días: 250 para ir, un mes de estancia y 240 para volver Estos son los cálculos de lo que podría durar la primera misión tripulada a Marte. Y el tiempo que seis “astronautas” pasarán encerrados en un búnker hermético situado en Moscú.

Los trajes Orlan, característicos del programa espacial ruso, servirán para “salir” a ver Marte.

El programa Mars500, coordinado por el Instituto de Problemas Biomédicos (IBMP) ruso, pretende comprobar los efectos sobre el ser humano de una misión interplanetaria de tal magnitud. A partir de los resultados, se desarrollarán protocolos y tecnologías dirigidos a minimizar sus posibles consecuencias adversas.

Los seis seleccionados, Diego Urbina (Italia), Romain Charles (Francia), Sukhrob Kamolov, Alexey Sitev, Alexandr Smoleevskiy y Mikhail Sinelnikov (Rusia) y Wang Yue (China) comenzarán la misión el próximo 3 de junio con el sellado de las instalaciones.

Las dos fases anteriores del programa duraron 14 y 105 días, respectivamente. En esta ocasión, los seis participantes contarán con una cantidad limitada de provisiones, solo se comunicarán con el exterior por internet (con un retraso de 20 minutos y fallos intencionados en la conexión) y realizarán tareas similares a las de los tripulantes de la ISS.
Durante un mes, tres de ellos se desplazarán a un módulo que imita la superficie marciana y reproducirán la exploración del Planeta Rojo.

Ayuda española a bordo

Recreación de una de las escenas del simulador.

Pasar más de un año en el espacio pone a prueba la fortaleza psicológica de cualquiera. Para preservarla, los investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia han desarrollado el programa EARTH. Con una simulación interactiva por ordenador buscan evitar el aislamiento social y potenciar los estados de ánimo positivos. Para ello, han apostado por la inmersión en entornos naturales y la rememoración de la propia vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ciencia