REDES

¿Podrías llegar a enamorarte del desconocido que se sienta a tu lado en un avión?

Atención al comienzo de la historia de amor entre dos pasajeros que fue presenciada y compartida en directo por una usuaria en Instagram y Twitter

Alberto Pascual | @albertopascualg - 05/07/2018

¿Podrías llegar a enamorarte del desconocido que se sienta a tu lado en un avión?

Cuando viajas en avión puede pasar de todo, incluso que te enamores de quien viaja justo en el asiento de al lado. Algo que parece le ha ocurrido una pareja de desconocidos en un viaje hacia Dallas (Texas), donde una coincidencia del destino les hizo sentarse juntos y comenzar una bonita historia de amor (o por lo menos flirteo). Un cuento de hadas que, desafortunadamente, no la contaron ellos en primera persona, sino la celestina que consiguió juntarles y que estaba sentada justo en los asientos de atrás. Una cámara indiscreta que relató en directo cada movimiento de la pareja durante todo el vuelo y que fue seguida por miles de personas en Instagram y Twitter. ¿Preparados para el cuento?

La actriz Rosey Blair y su marido viajaba en asientos separados dentro de un avión camino a Dallas. Por ello, pidieron a una joven si no le importaba cambiar el asiento. La idea no era del todo mala, más espacio, sin compañero al lado y solo tenía que sentarse una fila delante. Además, Blair pronunció las palabras mágicas: “quizá encuentres al amor de tu vida, quién sabe”. Pues dicho y hecho, a los pocos minutos apareció un chico joven que comenzó a hablar con ella y su celestina decidió que para qué aburrirse en el avión teniendo entretenimiento a bordo justo en frente de ella. Así que decidió narrarlo en las historias de Instagram y reproducirlo también en Twitter.

El hilo en el que cuentan esta historia de amor ya lleva cerca de 335.000 retweets y 840.000 likes, y se ha vuelto viral en cuestión de 48 horas. Este es un resumen de lo que dio de sí. ¿Acabarían juntos?

 

“Adivinad de qué han estado hablando desde que despegamos. Ambos son entrenadores personales. Se han rozado con los brazos varias veces. Y los dos son vegetarianos”.

 

“No veo anillos de casado”

   

“Noticia de última hora. Acaban de irse al mismo tiempo, al mismo baño”.

 

“Están hablando sobre lo que quieren en la vida. Casarse, tener hijos… él dice que ha estado demasiado dedicado a su labor como entrenador que a perseguir una relación. Es lo único que escucho, ahora hablan muy bajo”.

 

Finalmente, parece que acabaron yéndose juntos después de compartir teléfonos, seguirse por Instagram, comerse una tabla de quesos, enseñarse las fotos de sus familiares... (sí, y todo lo escuchó nuestra celestina particular). Lo que no sabemos es si la cosa terminó o no en amor. Al menos, las redes sociales tienen algo bueno, que si un cuento como este se hace viral puede llegar a los protagonistas. De hecho, ha sido él quien ha alzado la voz (de ella no se sabe nada): “Me parto. Sabía que estabas sacándonos fotos”. Pero como buen caballero no quiere abrir la boca sobre lo que pudo o no pudo pasar, aunque leyendo su cuenta de Instagram parece que al menos saltó la chispa. 

 

¿Os ha ocurrido alguna situación parecida?

Fuente: BBC 



Ver más