Mikel Palomera, director general de Seat

"La conducción autónoma permitirá prescindir del volante y facilitará que los asientos cambien de orientación"

Está al frente de uno de los momentos más dulces que ha vivido Seat a lo largo de su historia. Mikel Palomera se enfrenta ahora a una de la mayores transformaciones del sector. Durante los próximos años vamos a vislumbrar muchas novedades y avances tecnológicos que modificarán el horizonte de lo que hasta ahora pensábamos que podía ser el coche del futuro.

Marta García - 03/03/2018

"La conducción autónoma permitirá prescindir del volante y facilitará que los asientos cambien de orientación"

"Todavía es muy pronto para definir cómo va a ser exactamente el coche que conduciremos en 2030" –expone Mikel Palomera–. Tenemos una serie de grandes disrupciones en el sector del automóvil como es la implantación definitiva del coche eléctrico, la conducción autónoma y todo lo referente a la conectividad, al coche conectado. En cualquier caso, el coche que conduzcas, o te lleve, dependerá mucho de si vives o no en una gran ciudad. Hay muchos escenarios posibles. El objetivo es que en 2030 la mortalidad sea cero. La regulación en las ciudades también dependerá de la propia evolución del vehículo hacia la sostenibilidad total, cero emisiones y por supuesto la conducción autónoma. El mercado del automóvil incluso en zonas como Europa, que ya es un mercado maduro, no dejará de ir avanzando año tras año, con lo cual es muy probable que haya más coches que ahora. Por supuesto, serán cada día más seguros y eficientes. 

¿Seguirán siendo igual de emocionantes?

 En SEAT trabajamos justamente en esto, en que el automóvil sea algo más  que un mero elemento que nos desplaza de un sitio a otro. Y para ello el diseño, y sobre todo las cualidades del vehículo, son fundamentales para mantener la identidad de la marca y con ella los aspectos emocionales.

 ¿Cómo será el diseño?

 Está claro que los condicionantes técnicos del coche eléctrico  y las nuevas necesidades de movilidad urbana van a variar de una manera sustancial la arquitectura tradicional del vehículo tal y como lo entendemos ahora. Ya no será necesario tener un compartimento delantero para ubicar el motor, si hay conducción autónoma no será necesario un volante, los asientos podrán cambiar de orientación… Todos estos aspectos van a hacer que el diseño del automóvil cambie respecto a lo que conocemos hoy en día. Llegaremos a poder configurar el coche de acuerdo a los gustos y necesidades del conductor en cada momento.

¿Qué combustible ganará la partida?

Nosotros consideramos que seguirá habiendo una mezcla entre diferentes tipos de combustible en el futuro. Por supuesto, aumentará la utilización de los vehículos eléctricos, también la de los coches que usan combustibles alternativos, más limpios y eficientes, como el Gas Natural y se seguirá manteniendo un porcentaje de automóviles con los combustibles tradicionales derivados del petróleo. Nosotros estamos haciendo una apuesta de futuro muy importante desarrollando la tecnología hibrida de Gas Natural y gasolina para nuestros modelos. En 2017, por ejemplo, las ventas de SEAT en España de coches con tecnología híbrida de gas y gasolina se dispararon un 321% respecto al año anterior.

 ¿Compraremos, alquilaremos o compartiremos los coches?

 Haremos de todo. Seguirán existiendo clientes que prefieran la propiedad total, estarán los que prefieran alquilar, y en determinadas zonas, como pueden ser las grandes ciudades, habrá una mayor implantación de coches compartidos.

¿Y eso conllevará un cambio de nuestros entornos urbanos?

La movilidad en las ciudades ya está empezando a cambiar. En SEAT estamos impulsando nuevas alternativas de movilidad inteligente a través de nuestra estrategia ‘Easy Mobility’.La introducción de la conducción autónoma va a modificar a gran escala muchos conceptos. Es decir, nosotros ahora pensamos en llegar a un sitio, aparcar y dejar el coche parado durante tiempo. En el futuro, el coche nos dejará en la puerta y se irá a buscar aparcamiento o hacer otro servicio, con lo cual está claro que eso supondrá una modificación importante en la movilidad de nuestras ciudades. Indudablemente, tal y como marca la tendencia actual, habrá una mayor regulación del tráfico en los centros urbanos. 

¿Podremos hacer reparaciones simples en nuestro domicilio con una impresora 3D?

Estamos viviendo unos momentos de grandes cambios y hay muchas posibilidades a contemplar, aunque no lo veo para elementos que intervengan directamente en la seguridad del vehículo. 


Publicidad

Ver más