PRIMER DOCUMENTAL PRODUCIDO POR QUO Y MAZDA

QUO y Mazda se unen en un documental para emocionar

Se ha presentado esta pasada noche en el Mazda Space que la firma automovilística japonesa tienen Barcelona

Rafa Mingorace - 22/09/2017


Ponerse al volante de un automóvil emociona y tener entre las manos la portada de una revista también. Por ese motivo la revista QUO y la marca de automóviles Mazda han decidido unir esfuerzos para crear un documental que habla de aquello que nos define, en buena medida, como seres humanos: las emociones. Porque reímos, lloramos, sentimos amor por los demás, tenemos miedo o alegría, todo eso y mucho más reside en nuestros cerebros. Ante esa realidad, neurocientíficos como Manuel Martín-Loeches tratan de buscar respuestas que nos ayuden a entender este fenómeno de la naturaleza humana. Y lo hace en el documental científico ‘Emociones’, dirigido por Javier Gónzalez de Moss Produccionesquien ha conseguido juntar en esta pieza de 11 minutos a personas que se dedican profesionalmente a provocarnos emociones como es el caso del músico Basilio Martín, la bailarina Mónica Gómez, el director de cine y teatro Juan Estelrich, el pintor Rubén Rodrigo y la diseñadora de joyas Maite Tejedor, propietaria de la firma Ginger & Velvet. 

El acto se celebró en el Mazda Space que la firma automovilística japonesa tiene en Barcelona y contó con la presencia de numeroso público, interesado en la ciencia y curioso ante las explicaciones de aquello que llamamos emociones. El director de marketing de Mazda España, José Manuel Loscos, dio la bienvenida a todos los presentes expresando que “el documental nos permite transmitir nuestra filosofía Jinba Ittai y cómo Mazda está ligada intrínsecamente al mundo de las emociones”. Después la subdirectora de la revista QUO, Lorena Sánchez, tomó la palabra para presentar a los protagonistas del documental que estuvieron presentes en primera fila durante la celebración del acto. “Los artistas son personas que fabrican, trabajan, modelan cosas que luego llegan a nosotros en forma de tristeza, alegría, de nostalgia. Eso son emociones y están aquí para explicarlo”, señalaba Lorena Sánchez.

Creando sensaciones

“Cuando voy a crear una colección lo que hago es nutrirme de impulsos que van a detonar en mí una emoción. Esto lo consigo a base de ir al cine, teatro, dar paseos. En el día a día, recibimos impulsos que desatan esa chispa de las emociones”, narra dentro del documental Maite Tejedor mientras trabaja con sus manos esas joyas destinadas a emocionar. A Rubén Rodrigo también le vemos sobre un lienzo pensando los colores que combinará para emocionarnos y Basilio Marín aparece sobre un piano tocando las teclas que producirán aquellos sonidos que estimularán el cerebro hasta hacer que afloren esos sentimientos que tanto emocionan. “La sensación de tocar un piano y un coche nuevo son muy similares”, reflexionaba Basilio frente al público presente en el Mazda Space.

“El día que podamos controlar las emociones, se ha acabado el arte"

“Quedan todavía muchas respuestas por resolver. El estudio de las emociones es muy reciente, no llega a veinte años. Nosotros somos una especie que se deja llevar por las pasiones de un modo extraordinario”, dijo Manuel Martín-Loeches, neurocientífico del Instituto de la Salud Carlos III en Madrid. Es cierto que se empiezan a entender muchos de los mecanismos que hacen funcionar la maquinaria de las emociones, incluso se está buscando la fórmula de reproducirlas mediante el uso de las máquinas, pero todavía no se ha logrado porque las máquinas carecen de esa imperfección humana y de esa capacidad para la sorpresa que solo entre los seres humanos somos capaces de darnos los unos a los otros. Ahí es donde Juan Estelrich ponía en duda el uso de las máquinas (ordenadores básicamente) para crear obras que reproduzcan las emociones humanas. “El día que podamos controlar las emociones, se ha acabado el arte. Eso me haría muy infeliz”, decía sentado en su butaca y rodeado del resto de artistas invitados y junto con la subdirectora de QUO, Lorena Sánchez.

Si la filosofía Drive Together de Mazda busca establecer un vínculo emocional, entre automóvil y conductor, para crear el alma que hace disfrutar frente al volante, en QUO se divulga ciencia para entender y emocionar con el conocimiento. Si a eso le añadimos un documental como ‘Emociones’, el disfrute será completo. 

Fotos: Rosmi Duaso.


Comentarios

Publicidad