Momias mexicanas

Un equipo de Quo ha fotografiado las momias de Guanajuato en circunstancias nunca vistas

Texto: J. S. Fotografía: Luis Delfín - 11/12/2009


Tim Burton se inspiró en ellas para algunas de sus películas, Herzog las filmó en ‘Nosferatu’ y Bradbury escribió sobre ellas. Ahora, las hemos sacado del museo con estas espectaculares imágenes tomadas por el excelente fotógrafo de la redacción de Quo en Méxcio, Luis Delfin.

Las momias de Guanajuato han llegado al presente sin que el hombre interviniera en su embalsamamiento.

El 9 de junio de 1865 vencía el plazo para pagar la renta de la cripta 214 del panteón de Santa Paula, en Guanajuato, México. Los sepultureros abrieron el nicho y, en lugar de encontrar los restos del doctor Remigio Leroy, se toparon con su momia, aún vestida con la americana con la que había sido enterrado. El galeno francés fue la primera momia descubierta en este cementerio. Pero no la última. Llegaron 110 más. La más reciente se exhumó en 1989.

Un secreto traído desde la tumba
Desde que son enterrados, los cuerpos tardan entre 5 y 10 años en momificarse (así, la más antigua es de mediados del siglo XIX). Lo que produce este fenómeno natural, ya que el hombre no interviene en ningún momento, son las condiciones del cementerio. “La clave está en las criptas arcillosas, o calizas, y en el ambiente húmedo”, asegura Felipe Macías López, director del museo en el que se exhiben. “Allí se crean unas condiciones hidroscópicas que evitan que los insectos afecten al cuerpo.”n


Comentarios

Publicidad