Sociedad

Ir pedaleando al trabajo

Cada vez es más fácil en España ir pedaleando al trabajo. Más carriles exclusivos, mayor aceptación de los conductores y beneficios para todos. ¿Qué deberías saber para decidirte?

Juan Scaliter - 30/10/2015

Te puede interesar...

El mantenimiento de tu bicicleta
Semanal. Presión de los neumáticos: inflar de acuerdo a la superficie. Menos presión, más agarre, pero más desgaste. Freno: correcto funcionamiento y desgaste de cables.
Mensualmente. Realizar una limpieza a fondo de la bici. Control de la dirección. Revisión de los neumáticos y de su dibujo. Comprobar las baterías de las luces.
Una vez al año. Repaso general de los tornillos (manillar, pedales, ruedas, etc.). Engrasar cadena. Cierre de las ruedas. Control de las zapatas (las “pastillas”) del freno.

>Iluminación: de carga solar, cinética o a baterías, el accesorio más importante  
  Los únicos elementos de uso obligatorio. Aunque la mayoría de las marcas anuncian la potencia de sus luces en vatios, lo que importa es la cantidad de luz que emiten, y esto depende del reflector. Si no puedes probar las luces en la oscuridad, una proporción adecuada es de al menos 3 W (unos 200 lúmenes para carril bici y 300 para carretera en la luz delantera, siempre blanca). La trasera, siempre roja y, si puede ser, que parpadee. Como mínimo 1 W (cerca de 25 lúmenes) y si se va a usar también de día (recomendable), mejor de 2 W.

Tags: bicicleta.

Ver más