Hallan evidencias de que existe un estado superior de la conciencia

Y el LSD te permite llegar hasta él

Aurora Ferrer - 20/04/2017

Hallan evidencias de que existe un estado superior de la conciencia
El LSD puede ayudar a llegar a un estado superior de la conciencia. Pero esto no significa que dicho estado sea mejor o más deseable.

Durante mucho tiempo se ha hablado de la posible existencia de un estado superior de la conciencia. Aunque hasta ahora no había evidencias de ello, investigadores de la Universidad de Sussex han encontrado algo que se le parece, pero que como indican en su estudio, no implica que sea un estado de conciencia mejorado como muchos aseguran.

Para llegar hasta él han precisado drogar a los voluntarios. Concretamente con LSD (dietilamida de ácido lisérgico), una droga psicodélica alucinógena. Además, los científicos probaron con otras drogas, como ketamina, hongos y psilocibina, con el fin de poder estudiar la actividad cerebral de los participantes en el estudio.

Concretamente, fue el LSD el que incrementó de forma notable la actividad cerebral. Como veis en la imagen que incluimos a continuación, se aprecian dichos cambios en las señales neurológicas que sufre el cerebro de las personas que están bajo el efecto de esta droga (fueron realizadas con un escáner que mide la actividad cerebral).

No es la primera vez que un consumidor de LSD habla de las 'bondades' de esta droga para alcanzar el escurridizo estado superior de la conciencia. Y este estudio parece ratificarlo, aunque como apuntan los científicos, eso no indica que este estado sea mejor o más deseable, sencillamente el cerebro trabaja de distinta forma al tratar de percibir la realidad y, como apuntan los investigadores, "es menos predecible".

Según sus conclusiones, estar bajo los efectos de determinados alucinógenos, nuestra actividad cerebral aumenta y se vuelve menos predecible que en situaciones normales. Los investigadores aseguran que esto podría ayudar a usar estas drogas de forma controlada para tratar determinadas enfermedades mentales como la depresión.

Fuente: Universidad de Sussex


Comentarios

Publicidad