El general bonito la inici贸

La jovenc铆sima reina fue desde un principio objeto de deseo sexual por parte de ambiciosos hombres de su entorno.

Quo - 18/06/2008

El general bonito la inici贸

Cuando Isabel fue proclamada reina solo ten铆a trece a帽os, pero a pesar de que su corta vida no hab铆a sido f谩cil, era de car谩cter vivaracho. Fue el militar Francisco Serrano, a quien la reina llamaba siempre 鈥渆l general bonito鈥, quien inici贸 a Isabel en el erotismo en un episodio que constituy贸 una verdadera violaci贸n. Isabel descubri贸 la sexualidad demasiado pronto y se sumi贸 en su disfrute; los deslenguados, que nunca faltan entre el populacho, la llegar铆an a tildar de reina ninf贸mana. A la hora de elegir marido, la personalidad de quien ser铆a su c贸nyuge se convirti贸 en una cuesti贸n de Estado. Al final, la soluci贸n fue, quiz谩, la peor posible. Se eligi贸 a Francisco de As铆s de Borb贸n, primo carnal de Isabel. Don Francisco de As铆s ten铆a fama de afeminado, no se le conoc铆an amistades 鈥搚 menos relaciones con mujer alguna鈥 y s铆 en cambio afinidades m谩s que sospechosas con otros hombres. La primera reacci贸n de Isabel al conocer al elegido fue precisamente un lamento de horror: 鈥溌o, con Paquita, no!鈥 El 10 de octubre de 1846, d铆a del cumplea帽os de la reina, se celebr贸 el matrimonio. La uni贸n fue un desastre desde el mismo instante en que se quedaron a solas en los aposentos de palacio. Isabel hizo m谩s tarde esta confesi贸n con su acostumbrada sinceridad: 鈥淨u茅 pod铆a esperar de un hombre que en la noche de bodas llevaba m谩s encajes que yo鈥. Francisco hall贸 pronto compa帽铆a en Antonio Ram贸n Meneses, un apuesto joven con quien logr贸 estabilidad emocional. Oficialmente, el matrimonio real tuvo once hijos, que se inscribieron en los registros de la Real Familia como leg铆timos, aunque solo sobrevivieron cuatro. Francisco de As铆s no tuvo ning煤n reparo en aceptar la paternidad de los hijos que alumbraba su esposa, a cambio de recibir un mill贸n de reales por presentarlos en la Corte. A un bizarro militar, el capit谩n Enrique Puig Molt贸, se le atribuye la paternidad del que ser铆a el rey Alfonso XII. Cuentan que la reina se sincer贸 as铆 con su heredero: 鈥淗ijo m铆o, la 煤nica sangre Borb贸n que corre por tus venas es la m铆a鈥. Alfonso de Borb贸n, lejos a煤n de ser coronado como Alfonso XII, conoci贸 en Viena, en 1872, a la cantante de 贸pera Elena Sanz, con la que inici贸 una ardiente relaci贸n que no se interrumpi贸 ni cuando 茅l, en 1875, con la Restauraci贸n, alcanz贸 el trono espa帽ol, ni durante los dos matrimonios del rey.

Ya sabemos d贸nde iba Alfonso XII
Efectivamente, mientras se desarrollaban los rom谩nticos acontecimientos del noviazgo y matrimonio de Alfonso XII con M陋 de las Mercedes de Orle谩ns y el triste desenlace de la muerte a los pocos meses de ella, Elena segu铆a recibiendo con asiduidad en su casa las visitas del monarca. Al morir M陋 de las Mercedes, el rey se retir贸 por un tiempo al palacio de Riofr铆o, para llorar la desgracia conyugal. Pero all铆 estaba Elena Sanz para consolarle. De modo que la pregunta de la c茅lebre cancioncilla, 驴D贸nde vas, Alfonso XII, d贸nde vas, triste de ti?, tiene una f谩cil respuesta: a Riofr铆o con Elena. Cuando, en noviembre de 1879, el rey volvi贸 a casarse, esta vez con la archiduquesa M陋 Cristina de Habsburgo, Elena estaba embarazada de siete meses. Alfonso prosigui贸 sus relaciones con su amante. Cuando falleci贸 el rey, la regente expuls贸 de Espa帽a a Elena Sanz y a sus hijos. El 17 de mayo de 1886 naci贸 el esperado hijo p贸stumo de Alfonso XII y M陋 Cristina y, caso 煤nico en la historia, fue rey de Espa帽a desde el mismo instante de su nacimiento. El matrimonio de Alfonso con Victoria Eugenia de Battenberg, la princesa m谩s bella de Europa, nieta preferida de la gran reina Victoria brit谩nica, tuvo unos proleg贸menos de noviazgo maravilloso鈥 y un desarrollo catastr贸fico. Alfonso, incansable, mantuvo siempre m煤ltiples aventuras amorosas y, al igual que su padre, lo hizo antes y durante su matrimonio. Sin embargo, una sola mujer iba a ser el verdadero amor de su vida. Se llamaba Carmen Ruiz Moragas, y era, por seguir la costumbre, actriz. Se conocieron hacia el a帽o 1916 y convivieron hasta los sucesos de 1931 y el exilio del rey. La familia de Carmen, perteneciente a la alta burgues铆a, no vio con ning煤n agrado aquellas relaciones y consigui贸 que contrajera matrimonio con el c茅lebre torero mexicano Rodolfo Gaona, en un intento de romperlas. Fue en vano: esa uni贸n de conveniencia dur贸 unos meses y se reanud贸 la de Carmen y Alfonso. Tuvieron dos hijos: Ana Mar铆a Teresa y Leandro Alfonso, nacido en 1929. Pero la biograf铆a de este 煤ltimo es ya otra historia contempor谩nea.


Comentarios

Publicidad