sexológico

Dieta sexualmente sana

Así comemos, así gozamos. Te presentamos los alimentos que estimulan la libido y mejoran el rendimiento sexual. Otra excusa más para comer sano

Quo - 05/06/2014

Dieta sexualmente sana

Todo aquel que tritura cincuenta piñones, los mezcla con pimienta y los toma disueltos en un vaso de vino adquiere la capacidad para culminar varias veces el acto amoroso.” La receta data de la Grecia clásica, pero sus ingredientes forman parte del puntal de la salud sexual más actual, que insiste en que dieta y sexo forman un equipo imbatible. El doctor José Benítez, director médico de Boston Medical Group, es aún más claro: “Una dieta sana permite prolongar la sexualidad más allá de los 60 años. Por el contrario, un joven de 22 años y hábitos perniciosos, como alcohol, tabaco y exceso de grasas, puede presentar ya trastorno eréctil”.

Una cucharada de miel al día

Muchos de los alimentos más cotidianos poseen vitaminas y sustancias con múltiples beneficios sobre nuestro desempeño sexual, y especialmente en el varón. Para entenderlo, el doctor José Benítez recuerda cómo se origina la erección en el hombre: “Es la respuesta a un estímulo provocado por la circulación sanguínea. Si hay un buen funcionamiento en las arterias del pene, la respuesta da lugar a una función sexual satisfactoria. Por eso, cualquier hábito, como una dieta rica en ciertos alimentos, encuentra su gratificación en la función sexual y en el mecanismo de erección”. Tanto es así que, si las cifras de colesterol en sangre son mayores de 240 mg/dl, las posibilidades de padecer una disfunción eréctil se multiplican por dos. Esto explica que el 78% de los hombres con niveles altos de colesterol la sufran.

El omega-3 del atún y el salmón actúa sobre el cerebro estimulando los mecanismos de la excitación sexual

También los restauradores han tomado nota y no escatiman florituras a la hora de servir platos sexualmente saludables. Por ejemplo, unas hojitas de menta (que pudo ser la primera planta medicinal usada con fines afrodisíacos) sobre una bola de helado. O el mango, tan rico en vitaminas esenciales para la coagulación de la sangre. ¿Quién se resistiría a saborearlo lentamente con sus rodajas bañadas en leche condensada y una pizca de canela en polvo? Irreprimible y con efecto inmediato.

Lo que parece impensable es entregarse a la pasión sin energía. Por más que la medicina haga ahora especial hincapié en ello, los pueblos antiguos supieron transformar en sabiduría muchas de sus evidencias. En Persia, los recién casados consumían un cucharada de miel cada día durante el primer mes de matrimonio para cargar energía y revitalizar el organismo después de cada encuentro sexual. La miel es, además, un alimento rico en vitamina B, fundamental en la producción de testosterona, por lo que allanaba el camino hacia la fertilidad. Los árabes tienen por costumbre masticar un puñado de almendras antes del acto sexual. Ricas en arginina, dilatan los vasos sanguíneos y mejoran la circulación, y por tanto, impulsan las erecciones. Esta vitamina abunda también en los huevos.

Pescado contra ‘el gatillazo’

Algunos productos tienen un efecto casi Viagra, sobre todo en hombres con dificultades de erección. Como la zarzamora, que, por su alto contenido en fibra soluble, ayuda a deshacerse del exceso de colesterol. “En general”, dice José Benítez, “una dieta rica en pescado azul ayuda a prevenir la disfunción eréctil al reducir la probabilidad de producir coágulos y mejorar la circulación sanguínea”. Los pescados azules, entre los que cabe destacar la sardina, el atún, el salmón y la caballa, son ricos en ácido omega-3. Este último produce unas moléculas denominadas prostaglandinas, que tienen, entre otras funciones, una importante acción vasodilatadora y reguladora de la presión arterial. Además, elevan los niveles de dopamina en el cerebro, algo que favorece la excitación.

A la hora de consumir el pescado azul debemos tener en cuenta las formas de elaboración más saludables, como a la plancha, a la parrilla, en papillote, al horno (sin añadir grasas), cocido y al vapor. Por el contrario, se trata de reducir el consumo de pescado azul a base de fritos o en conserva.

El 78% de los hombres con colesterol alto padecen disfunción eréctil

Todos son alimentos de la dieta mediterránea, rica en frutas, verduras, legumbres y pescado, y que está también relacionada con una mayor movilidad de los espermatozoides, según un estudio realizado en la Universidad de Harvard (EEUU). Por el contrario, la dieta occidental, en la que abundan la carne roja y procesada, la pizza, los snacks, los dulces y las bebidas energéticas, reduce la calidad y la movilidad seminal.

Según una investigación de la Universidad de Texas, los hombres que consumen 200 miligramos de vitamina C al día, preferentemente uvas y naranjas, mejoran el conteo y la movilidad de los espermatozoides. En palabras de Benítez, el hombre debe estar atento ante la disminución de la rigidez peniana o si un fallo eréctil le ha impedido una sexualidad plena dos o tres veces seguidas. “Puede ser síntoma de otras patologías, como una diabetes, una hipertensión o un problema circulatorio. Es fundamental acudir al especialista y tratar el problema, puesto que casi siempre es reversible”.

Alimentos del amor

Cereales con tiamina y riboflavina: Favorecen el funcionamiento del sistema nervioso y garantizan placer durante el acto.
Miel y polen: No solo proporcionan vitalidad, sino que ayudan a aumentar los niveles de testosterona y la capacidad orgásmica.
Huevos: Fuente de vitamina B, clave para mantener la mente libre de estrés.
Helado de vainilla: Rico en calcio y fósforo, aumenta la libido.
Nueces de Brasil: El selenio que contienen ayuda a mejorar la salud de los espermatozoides. Estos frutos son también ricos en vitamina E, un antioxidante que contrarresta el daño que causan los radicales libres.
Hígado: Gracias a su vitamina A, la cantidad de esperma que se genera es mayor. Mejora el desempeño sexual de los hombres.
Naranjas y otros cítricos: Vitamina C. Su ausencia deteriora el esperma. Ricos también en antioxidantes, favorecen la reproducción.
Fresas: Además de estimular las glándulas endocrinas, también mejoran la circulación.
Sandía: Es un potente estimulante de la libido.
Carnes a la plancha: Aumentan los niveles de dopamina y norepinefrina, dos químicos en el cerebro que aumentan la sensibilidad durante el acto sexual.
Pescado azul: Rico en ácidos grasos poli-insaturados y en ácido omega-3, por lo que ejerce una importante acción vasodilatadora.
Aguacate: Excelente para el flujo sanguíneo de los genitales.
Almendras y espárragos: Su contenido en zinc, que eleva la libido, y vitamina E garantiza una sexualidad plena.
Frutos secos: Ricos en vitamina B1, facilitan la transmisión de señales entre el cerebro y los genitales.
Vegetales verdes: Casi todos los vegetales ayudan al buen funcionamiento de los órganos sexuales, puesto que dilatan los vasos sanguíneos.
Semillas de calabaza: Su gran cantidad de zinc ayuda a un aumento notable del número de espermatozoides.
Té sin azúcar: Eficaz antioxidante que estimula el flujo sanguíneo y, por tanto, el deseo sexual.
Aceite de oliva: Su alta concentración de fenoles, estimula el flujo sanguíneo y la dilatación de los vasos.
Lentejas: La fibra disminuye los niveles de colesterol y el zinc contribuye al control hormonal y el deseo sexual.
Pollo: Incrementa el nivel de dopamina, sustancia que aumenta la sensibilidad de la piel durante el acto.

La hora del almuerzo
El menú del día puede influir en el rendimiento posterior entre las sábanas. Lo que comemos nos pasa factura en el ámbito de la intimidad

ELLAS

  • Comer con estrés tiene efectos perniciosos sobre su libido, ya que el incremento de la presión sanguínea y del ritmo cardíaco menoscaban el deseo sexual.
  • El consumo de aceite de oliva permite una mayor irrigación de sangre hacia los genitales, debido a la concentración de fenoles.
  • Las mujeres que toman dos copas de vino al día disfrutan de una mayor lubricación natural.
  • La energía y vitalidad que proporciona el ginseng ayudan a una vida sexual mucho más intensa.

ELLOS

  • El colesterol alto entorpece la producción de testosterona, la principal hormona masculina, lo que llega incluso a anular la excitación ante un estímulo sexual.
  • El ajo y la cebolla, aunque dejan un aliento repelente, favorecen una buena erección al incrementar el flujo sanguíneo.
  • Los andrólogos aconsejan que la consulta para tratar una disfunción eréctil se haga en pareja.
  • El hombre aún no es consciente de la relación tan directa entre sus hábitos de vida y su desempeño sexual.

¿Quién no se hapreguntado alguna vez...

… La dieta influye en la erección del pene? Con una alimentación adecuada las erecciones pueden ser bastante más potentes. Por eso, no debería faltar en la dieta ginseng, canela, nueces y aceite de oliva virgen.

… Existe algún alimento que despierte la atracción? Alan Hirsch, autor de Scentsational Sex, menciona el apio. Al parecer, sus ramas contienen androstenona y androstenol, dos sustancias que, liberadas en la boca, despiertan la atracción a través del olfato de la pareja.

… Una copa de vino aumenta el deseo sexual? Hay estudios que avalan esta idea. Los antioxidantes y el alcohol del vino pueden iniciar la producción de óxido nítrico en la sangre, lo que ayuda a incrementar el flujo sanguíneo hacia los genitales.

… Si comes yogures tendrás niñas? Según el doctor François Labro, la alimentación de la madre influye en el sexo del bebé, debido al pH del moco cervical. La leche, los yogures, el queso fresco y los lácteos son acidificantes y disminuyen el pH, lo que favorece el nacimiento de mujeres.

Tags: dieta y sexo.

Comentarios

Publicidad