CURIOSIDADES

¿De qué está hecho el polvo doméstico?

Menos piel muerta de lo que se cree

QUO.es // @quorevista - 04/03/2014

¿De qué está hecho el polvo doméstico?
Demodex folliculorum o ácaros foliculares que viven exclusivamente en el ser humano.

El polvo doméstico provoca muchas alergias, por lo que su composición se ha estudiado exhaustivamente. No se han encontrado muchas escamas de piel muerta.

Es muy difícil encontrar datos significativos, porque la composición del polvo cambia drásticamente de país a país, de casa a casa e incluso de habitación a habitación. También depende de la estación del año y del estilo de vida de los habitantes: si hay mascotas, la frecuencia con que se limpia, si se abren las ventanas o no...

Lo que está claro es que la afirmación de que el 70% del polvo doméstico es piel humana no es más que una exageración. Las fuentes de polvo más habituales son las escamas de piel animal, arena, desechos de insectos, harina -en la cocina-, y mucha, mucha suciedad corriente y moliente. La piel muerta que perdemos anualmente bastaría para llenar un paquetito de harina, pero la mayoría se escurre por el desagüe de la bañera o sirve de alimento para los ácaros del polvo. 

Los ácaros del polvo pertenecen a la familia de las arañas, son diminutos y gordos, y tienen ocho patas. Viven en colmenas y en nidos de aves, además de en hogares humanos. Media cucharadita de polvo puede contener hasta 1.000 ácaros y 250.000 de sus deposiciones. También viven en las camas, pero la idea de que los ácaros muertos y sus desechos suponen la mitad del peso de la almohada es absurda. Los fabricantes de ropa de cama -especialmente en Estados Unidos- no tienen prisa alguna por desmentir los rumores de este tipo.

La mayoría de personas que reaccionan mal ante el polvo son alérgicas a las heces de ácaro. Las encimas que excretan los intestinos del ácaro atacan las vías respiratorias y provocan síntomas asmáticos o parecidos a la fiebre del heno.

Aparte de las alergias de este tipo, los ácaros no son motivo de preocupación: debe saber que alberga una vibrante comunidad de ácaros en la piel del rostro. Los ácaros foliculares (Demodex folliculorum) viven exclusivamente en el ser humano. Son largos -unas dos centésimas de centímetro- y delgados -para encajar cómodamente en el folículo-. Tienen garras y bocas microscópicas con las que atraviesan las células de la piel. No pueden caminar hacia atrás, por lo que una vez se han introducido de cabeza en algún lugar cómodo, como la base de una pestaña, se quedan allí de por vida. Al final se disuelven in situ sin causar daño alguno, terminando por el trasero.

El trasero de estos ácaros es muy interesante: a diferencia de los ácaros del polvo, los del folículo generan tan pocos desechos que ni siquiera necesitan ano.


Comentarios

Síguenos en