¿Bailas, mona?

La ciencia estudia si mover el esqueleto con ritmo es una habilidad exclusiva del ser humano