neurología

La mujer sin miedo

Su valentía reside en una amígdala cerebral dañada por una enfermedad rara

Ana Pérez - 20/01/2014

La mujer sin miedo
En un parque de su ciudad, esta mujer fue atacada por un atracador que, perplejo al ver su reacción, la dejó marchar.

El doctor Justin Feinstein, neuropsicólogio del Instituto Tecnológico de California, en Pasadena, la ha puesto a prueba durante seis años. La ha sometido a maratones de pelis de esas que ponen los pelos de punta a cualquiera, como El proyecto de la bruja de Blair, Aracnofobia y El resplandor, y ni se ha inmutado. También la llevó a una visita sorpresa a una tienda de mascotas exóticas, con serpiente pitón incluida, y su reacción fue tan inusual que los expertos tuvieron que intervenir cuando se acercó a acariciar a una tarántula como si fuera un gatito. Y por último, la llevó a una atracción en Kentucky de una casa encantada, que aseguran es “uno de los lugares más terroríficos de la Tierra” y nada, incluso se las arregló para asustar a uno de los actores cuando se acercó a ella. Pero ¿cuál es la razón de tanta valentía?

cerebro
El centro del temor. El cerebro de alguien con la enfermedad de Urbach-Wiethe (en la imagen), con la amígdala dañada. Su estudio está permitiendo a los neurocientíficos descifrar cómo se activa el miedo en nuestro cerebro.

Una dolencia llamada la enfermedad de Urbach-Wiethe. S. M., como denomina Feinstein a esta mujer en sus publicaciones científicas, padece esta rara enfermedad, de la que se conocen menos de 300 casos en todo el mundo, cuya raíz es una mutación en el cromosoma 1 que afecta a una proteína del espacio extracelular que está en todos los órganos de nuestro cuerpo. ¿Las consecuencias? Quienes la padecen registran síntomas externos, como daños dermatológicos, mala cicatrización de las heridas, labios amarillentos y molestos abultamientos de la piel alrededor de los ojos y en las manos. Pero en el caso de S. M. y en el de otros 10 pacientes conocidos de esta enfermedad se registra un daño cerebral irreversible en la amígdala que, entre otras cosas, les impide tener miedo a nada y les convierte en temerarios. Hace tiempo que los expertos saben lo importante que es esta zona del cerebro en el procesamiento de las emociones, aunque aún no tienen demasiados datos sobre cómo funciona. De hecho, en este caso, el único sentimiento que se ve interrumpido es el miedo.

El resto de la paleta emocional de estas personas se mantiene intacta. Sin embargo, sí se han detectado comportamientos inusuales en otros temas regulados por la amígdala. Por ejemplo, cualquiera de nosotros reacciona cuando otra persona invade los límites de nuestro espacio personal. En pruebas realizadas a S. M., este límite se reduce a más de la mitad. Por último, esta mujer también tiene problemas para leer señales, precisamente de miedo, en las expresiones faciales de los demás.


Comentarios

Síguenos también en...