NATURALEZA INCREÍBLE

Descubren el misterio del curioso 'baile' de los osos pardos

Un mecanismo de comunicación entre los miembros de la especie podría estar detrás del hipnotizante balanceo de estos osos cuando caminan.

Alberto Pascual | @albertopascualg - 11/07/2017

Descubren el misterio del curioso 'baile' de los osos pardos

Existe una razón por la cual los osos pardos (propios de Eurasia y Norteamérica) tienen esa forma tan característica de balancear su cuerpo cuando están andando. Muchos lo han descrito como un luchador de sumo que está pavoneándose delante de su rival, otros hablan de ello como los andares propios de un cowboy o incluso como “el baile del oso”, ya que mueve la parte trasera de su cuerpo como si estuviera bailando (eso sí, a un ritmo bastante relajado).

Todo viene por el buscar el porqué de la naturaleza. En este caso, un grupo de biólogos del Instituto de Conservación de la Naturaleza de la Academia Polaca de Ciencias quiso saber a qué se debía que los osos retorcieran de forma tan vigorosa los pies en el suelo, hasta el punto de crear esa ilusión de que estuvieran balanceando su cuerpo al andar. Por ello, centraron sus estudios en las huellas que dejaban al caminar. Se dieron cuenta de que muchos osos pardos usan esas huellas como una especie de rastro que seguir, un sendero por el que caminar tomando como guía el aroma que identificaban dentro de ellas.  Al fin y al cabo, se trataba de un medio de comunicación entre ellos.

La coautora del estudio y bióloga, Agnieszka Sergiel, y el resto del equipo estudió a una pareja de osos pardos y llegó a la conclusión que las patas de estos animales contienen glándulas sudoríparas, las cuales segregan una esencia corporal que se queda impregnada en las huellas por las que van pisando. Por otro lado, identificaron en ese mismo sudor hasta 26 compuestos volátiles diferentes (6 de ellos únicos para los varones), lo que les hace pensar que estos osos son capaces de reconocer qué miembros de su especie han pasado por allí e identificar si son machos o hembras.

Sergiel se siente satisfecha por el descubrimiento, pero reconoce que muchos de los mensajes que se guardan en el aroma son todavía indescifrables: “Estas huellas son similares a un buzón de mensajería, pero lo que quieren transmitir en algunas  de esas misivas es todavía un misterio”

Aquí tenéis un ejemplo de esta curiosa forma de caminar: 

 

Fuente: ScientificAmerican


Comentarios

Publicidad