Fotoimpacto

El mal aliento de la Tierra

Los paisajes que peor huelen

Marta García - 17/10/2012

Te puede interesar...

  • 19 lugares muy misteriosos - Piedras que hablan, Transilvania, Tunguska...
  • Un museo que mancha - Óscar Menéndez, divulgador y periodista, recorre España en tren para descubrir las piezas más importantes de los museos de ciencia. Este mes visita al ENE Museo de la energía (Ponferrada)
  • Contaminantes invisibles - La nueva contaminación no está en el aire ni en el agua

A qué huele la Tierra? En 1891 dos investigadores, Marcellin Berthelot y G. André, identificaron el geosmin –una sustancia química producida por la bacteria Streptomyces coelicolor– como la responsable del olor terráqueo, ese que produce la lluvia al caer sobre la hierba y la remolacha al crecer. Pero a lo que no dieron nombre es a los efluvios fétidos, hediondos, pestilentes, apestosos, nauseabundos, insalubres, mefíticos e irrespirables que el planeta libera o produce en lugares a veces de gran belleza. Tanta que, al amparo de los 10.000 aromas que el ser humano es capaz de percibir, los olores se han convertido en reclamo turístico.

Los japoneses ya han desarrollado un mapa de aromas que identifica más de 160 olores, y su ubicación gracias a Google Maps. Nioi-bu, disponible de momento solo en japonés, se nutre de las aportaciones de sus seguidores y en ella se localizan las emanaciones de las algas putrefactas de las playas de St Michael, en Bretaña, Francia, y las de los quesos de Wisconsin, EEUU. Tampoco los amantes de nuevas formas de viaje le hacen ascos a los cráteres pestilentes o al turismo fecal. Y hay quien se lo pasa bomba si el paisaje de ensueño está aderezado con un cierto tufo excrementicio.

Emociones contradictorias
Ante dos estímulos tan antagónicos, el positivo de la belleza y el negativo del olor, el cerebro no se vuelve loco. ¿Cuál de las dos emociones pervive más? Para Enric Munar, investigador del Instituto de Física Interdisciplinar y Sistemas Complejos del CSIC, la respuesta es clara: el recuerdo olfativo pervive más que el visual. Fue el primero de los sentidos, el que más representación tiene en la primigenia amígdala cerebral;es decir, en ese conjunto de neuronas encargadas de procesar las emociones.

Hace millones de años ya había seres vivos con capacidad para oler que, sin embargo, todavía no habían desarrollado el sentido del tacto, del gusto y mucho menos de la vista. Ha sido la capacidad visual el último sentido en aparecer y, por tanto, el más avanzado, lógico, racional y con menos implicaciones en el emocional sistema límbico. La vista actúa sobre el córtex cerebral, “la parte más nueva, aquella en la que superamos a los animales, el área exterior del cerebro y la más elevada cognitivamente”, define Enric Munar. En el córtex hay unas 35 representaciones visuales de lo que están observando. La corteza cerebral está muy ocupada por la visión y muy poco por el olfato.

De ahí que la contemplación de bellos paisajes creyendo que su pestilencia es solo un mal menor sea una quimera. Lo que el cerebro recordará con el paso de los años será el insoportable olor que se coló en la maleta.


Comentarios

Síguenos en