ARQUEOLOGÍA

La estética fue crucial para el desarrollo de las aleaciones de cobre

El hallazgo se basa en las joyas de cobre más antiguas conocidas hasta la fecha

Juan Scaliter - 22/12/2017

La estética fue crucial para el desarrollo de las aleaciones de cobre
Joyas de oro de la tumba más rica del cementerio de Varna, Bulgaria. Los restos son del siglo V. Crédito de imagen: E. Pernicka

Si bien los estudios de metalurgia antigua del oro y las características de color de las aleaciones de oro son bien conocidas, las propiedades de color de las aleaciones de cobre, como el bronce y el estaño o el bronce o el arsénico (la aleación más abundante en la prehistoria), no era tan conocida. Hasta ahora.
En un estudio publicado en Journal of Archaeological Science, un equipo internacional de investigadores serbios y británicos ha desarrollado un diagrama de color Cu-As-Sn (cobre-arsénico-estaño) para descubrir los colores originales que tenían ciertos artefactos arqueológicos y los perdieron por el tiempo.
El estudio fue impulsado por el descubrimiento, cuatro años atrás, de joyas realizadas en bronce y estaño y que son las más antiguas del mundo de unos 6.500 años de antigüedad.

“Dada la importancia reconocida de la estética en la metalurgia antigua – explica Miljana Radivojevic, autora principal del estudio en un comunicado –, decidimos replicar experimentalmente las aleaciones prehistóricas más comunes, hechas de combinaciones binarias y ternarias de cobre, arsénico y estaño, y producir una carta de colores que nos permite mostrar los colores originales de la joyería prehistórica. Para ello nos inspiramos en la fabricación de joyas modernas utilizando cartas de colores similares a las creadas para explorar las propiedades de las aleaciones de oro, cobre y plata ".

Por su parte, Zeljko Kamberovic, coautor del estudio, señala que  “nuestro laboratorio es uno de los pocos en Europa que posee una licencia para experimentar con arsénico, por lo que nos propusieron desarrollar el estudio y producir 64 muestras de metales con composiciones variables de cobre-estaño-arsénico. Las cartas de colores ternarias de cobre-estaño-arsénico nos permitieron reevaluar la afirmación de que las primeras aleaciones de bronce y estaño en los Balcanes tenían un tono dorado distintivo. Es muy probable que la producción de esta aleación en los Balcanes pudo haber sido dictada por la demanda de una exótica tonalidad dorada”.


Publicidad

Ver más