En portada

La Ciencia del Hombre de Negro

Sus experimentos son uno de los minutos de oro de El Hormiguero (Antena 3). Él tiene un lema: La ciencia es un espectáculo. Puede hacer un lanzallamas con un pepino y bacón, y quemarse a lo bonzo sin una sola quemadura. Tras el show hay física, química y un auténtico máster de las ciencias que se reveló ante Quo

Por Aurora Ferrer // @auroraferrer. Fotografía: Patricia Gallego. Maquillaje y peluquería: Cristina Sanz Oharriz para maquillateconmigo.com. Retoque: HEARST INFOGRAFÍA - 24/02/2012

Te puede interesar...


"El Hombre de Negro no cuenta ovejas cuando duerme, ¡las mata!” Las más que ingeniosas frases que ensalzan la dureza extrema del Hombre de Negro (álter ego del mismísimo Chuck Norris) llegan en oleadas a El Hormiguero (Antena 3), el programa dirigido por Pablo Motos en el que Pablo Ibáñez exhibe ciencia en formato explosivo. Ibáñez es un anónimo tras las gafas oscuras y un abrigo de cuero negro que refulge con los focos y que: “Pedí que se pareciera al de Van Helsing”. Licenciado en Ciencias Empresariales, aficionado a la pintura, la escultura y la música, se mueve a gusto dentro de un personaje de tipo más duro que el turrón. Pero el andamiaje de sus experimentos tiene que ver con sus superpoderes: un equipo de tres científicos y dos ayudantes de producción que trabajan codo a codo con él y J. Marron en jornadas de 12 horas a destajo, para servir al público ese experimento diario que solo dura cinco minutos en antena y que resulta un cóctel “al límite”, sin efectos especiales.

El seguro anticatástrofes  

Y precisamente esa ciencia extrema durante seis años de programa es responsable de que hoy Pablo Ibáñez sea el Hombre de Negro: “Nace por seguridad”, afirma Pablo en nuestro tuit-encuentro de #QuoandTuits, “Hubo un día en que hicimos un experimento con gas metano y espuma. Estaban como invitados Boris Izaguirre y Juan José Millás. La espuma era muy inflamable. Cuando Boris estaba cerca, Millás prendió fuego antes de tiempo y Boris se quemó el pelo. Ahí se decidió que yo estuviera presente para evitar accidentes”. Al igual que Spider-Man y Batman, el personaje evolucionó “a demanda del público. Al principio ni siquiera hablaba”, hasta tener espacio propio (uno de los minutos de oro del programa) y coordinar las secciones de Ciencia y Arte a lo Bestia.

Esto, para los optimistas, puede demostrar que la Ciencia, ese “arte” tan menospreciado por la parrilla, puede ser el producto estrella en un horario tan difícil como el prime time. Pero ¿eso cómo se hace? “Estudiando mucho, leyendo más y preguntando a los científicos, que son los que saben ”, confiesa.

Hasta que podamos disfrutar de un espacio propio en parrilla reservado a la ciencia, el espectáculo debe continuar. ¿Y qué mejor que vestidos de negro para la ocasión?.

**Te dejamos el making off, ¿Cómo se hizo el reportaje del Hombre de Negro?. También puedes disfrutar en vídeo la entrevista que le hizo nuestra compañera Aurora Ferrer.

 

Entrevista de Aurora Ferrer

 

Comentarios

Publicidad