SALUD

Crean un pez cebra cuya piel tiene todos los colores del arco iris

El trabajo, de la Universidad de Durham, permite comprender cómo actúan las células dérmicas

Juan Scaliter - 23/03/2016

Crean un pez cebra cuya piel tiene todos los colores del arco iris

Rojo, amarillo, azul, verde…un arco iris infinito de colores de los cuales los científicos solo pueden ver 70. Así es la piel del pez cebra modificado con un gen que codifica proteínas fluorescentes rojas, azules y verdes, aunque sólo se produce un color a la vez. Ken Poss, de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte, y sus colegas inyectaron este gen en embriones de peces de una sola célula. En un embrión particular, este gen se incorporó en la región del genoma que regula los patrones de las células de la piel.
Al crecer, el pez se veía de color rojizo, pero cuando el equipo lo sometía una luz ultravioleta, se iluminaba en technicolor. “No sabíamos que estos patrones se desarrollarían justo a la piel – afirma Poss, autor del artículo publicado en la revista Cell–. Cuando haces animales genéticamente modificados, no se puede predecir totalmente el resultado.”
Poss asume que cada una de las células de la piel de estos peces tiene alrededor de 100 copias del gen. Si cada gen crea una proteína de color rojo, verde o azul es algo totalmente aleatorio.  “Una célula puede tener 80 proteínas rojas, 10 verdes y 10 azules, por ejemplo. En total puede haber unas 5000 posibles combinaciones” explica Poss, aunque la resolución de su microscopio sólo permite distinguir 70 colores diferentes.
El nuevo pez arcoiris y su descendencia se ha utilizador para realizar un seguimiento de cómo las células de la piel se mueven para regenerar y reparar las lesiones de tejidos y reparación - una tarea normalmente difícil de observar debido a que las células dérmicas son muy similares entre sí. Para ello los científicos realizaron un corte en la aleta, una lesión que el pez cebra puede reparar con normalidad y observaron la reacción.  Las células de la piel en los alrededores se dirigieron al sitio de la lesión, y se duplicaron en tamaño para cubrir el área del daño. Mientras tanto, a mayor profundidad, se creó una película de nuevas células dérmicas, que salió a la superficie en menos de media hora.
El trabajo tendrá un importante impacto en el estudio de las lesiones en la piel ya que el 84% de los genes asociados a alguna dolencia en humanos, tiene su contraparte en los peces cebra.

 

Comentarios

Publicidad
Síguenos también en...