ASTRONOMÍA

Este asteroide fue "exiliado" de nuestro sistema solar. ¿Por qué?

Se trata de un objeto expulsado en los primeros tiempos del sistema solar.

Juan Scaliter - 09/05/2018

Este asteroide fue "exiliado" de nuestro sistema solar. ¿Por qué?
Representación artística del cometa 2004 EW95. Crédito imagen: ESO/M. Kornmesser

Los primeros días de nuestro sistema solar fueron, sin duda, tiempos tempestuosos. Los modelos teóricos de este período señalan que después de que se formaron los gigantes gaseosos, estos arrasaron el sistema solar, expulsando pequeños cuerpos rocosos del sistema solar interno a grandes distancias del Sol. El Cinturón de Kuiper, una región fría, más allá de la órbita de Neptuno, debería contener una pequeña fracción de estos cuerpos rocosos, como asteroides ricos en carbono, denominados asteroides carbonáceos.

Un equipo internacional de astrónomos ha utilizado los telescopios de Observatorio Austral Europeo (ESO) para investigar una de estas reliquias del sistema solar. Se trata del asteroide 2004 EW95, un objeto rico en carbono, el primero de este tipo que se confirma en los fríos confines del sistema solar. Este curioso objeto probablemente se formó en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter y ha sido arrojado a miles de millones de kilómetros hasta su hogar actual en el Cinturón de Kuiper.

Esta es la primera evidencia observada de un asteroide carbonáceo en el Cinturón de Kuiper, un hallazgo que proporciona un fuerte apoyo para los modelos teóricos que describen los primeros tiempos de nuestro sistema solar.

Incluso con el impresionante poder de recolección de luz del Very Large Telescope (VLT), el 2004 EW95 era difícil de observar. Se trata de un objeto de 300 kilómetros de diámetro que actualmente se encuentra a cuatro mil millones de kilómetros de la Tierra, lo que hace que recopilar datos de su superficie oscura y rica en carbono sea un desafío científico exigente.

"Es como observar una montaña gigante de carbón contra el lienzo negro como la brea del cielo nocturno – explica el coautor Thomas Puzia, en un comunicado –. No solo se está moviendo el EW 2004, sino que su reflejo es muy débil. Tuvimos que utilizar una técnica de procesamiento de datos bastante avanzada para obtener la mayor cantidad posible de datos”.

Los resultados del estudio se han publicado en The Astrophysical Journal Letters.



Ver más